Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tropas del gobierno de unidad declaran su victoria ante las brigadas vinculadas a Gwell al este de Trípoli

Las fuerzas leales al gobierno de unidad de Libia han declarado este martes su victoria en la localidad de Garabulli, tras tres días de combates contra unidades de Misrata vinculadas a Jalifa Gwell --quien en octubre encabezó un intento de golpe de Estado--.
Según las informaciones recogidas por el diario local 'The Libya Observer', han estallado combates a última hora de la tarde después de que fracasaran los esfuerzos de mediación para que las brigadas de Misrata se retiraran de la ciudad.
Los combates, que estallaron el domingo, se han saldado con bajas en ambas filas, si por el momento no hay un balance oficial.
Fuentes citadas por los medios locales señalan que las tropas leales al gobierno de unidad atacaron las posiciones de la Guardia Nacional --vinculada a Gwell-- tras acusarla de intentar avanzar hacia la capital.
El comandante de la Guardia Nacional, Mahmud al Zagil, recalcó el domingo que sus tropas estacionadas en el este de Trípoli están contra las políticas del gobierno de unidad.
Gwell, líder del autoproclamado Gobierno de Salvación Nacional, anunció en mayo la retirada de sus fuerzas de la capital, argumentando que la decisión había sido adoptada para proteger la ciudad de nuevos daños.
Gwell, quien en octubre de 2016 encabezó un golpe de Estado contra el gobierno de unidad surgido tras un acuerdo que contó con la mediación de Naciones Unidas, pidió entonces la formación de un nuevo Ejecutivo pactado dentro del país y presumiblemente encabezado por él mismo.
El anuncio de Gwell llegó apenas un día después de que milicias leales al gobierno de unidad tomaran la carretera que conecta la capital con su aeropuerto internacional tras la retirada de varias brigadas aliadas con Gwell.
El gobierno de unidad surgido tras un acuerdo mediado por Naciones Unidas se instaló hace meses en Trípoli para intentar unificar el país políticamente, aunque por el momento la situación sigue altamente fragmentada, con tres gobiernos enfrentados.
El mariscal de campo Jalifa Haftar y el gobierno asentado en el este del país se han negado a reconocer la autoridad del gobierno de unidad, y propio Haftar ha tildado de "terroristas" a las tropas leales al mismo.
Haftar ha visto reforzada su posición en los últimos días con la toma de la localidad de Benghazi (este), en la que sus tropas se enfrentaban desde hace años a milicianos islamistas.
La ciudad ha sido uno de los focos de los combates desde el derrocamiento y ejecución a manos de los rebeldes de Muamar Gadafi en octubre de 2011, que derivó en la división del país en tres gobiernos enfrentados y respaldados por diferentes milicias.