Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de extrema izquierda coloca una bomba en el metro de Atenas

Un grupo de extrema izquierda hasta ahora desconocido y autodenominado Movimiento 12 de Febrero ha reivindicado la colocación de una bomba en el metro de Atenas en febrero, según ha informado la Policía. El artefacto, de fabricación casera, no estaba preparado para estallar.
"Si el metro no está al servicio del pueblo, es mejor que arda en llamas", se puede leer en el comunicado del grupo, publicado en una página web. La Policía ha señalado que los detalles aportados apuntan a que la declaración es veraz.
Un conductor de metro encontró el dispositivo de fabricación casera oculto en una mochila dentro de un vagón vacío. Contenía dos botes pequeños de gas, un litro y medio de gasolina, un temporizador, cables y baterías, sin embargo no estaba preparado para explosionar.
El nombre del grupo es una aparente parece una referencia al día en que las protestas contra las medidas de austeridad derivaron en disturbios que causaron un centenar de heridos, 130 detenidos y 48 edificios incendiados.
La declaración ataca la decisión de las autoridades de cerrar las estaciones de metro del centro de la ciudad durante las protestas, así como a los políticos por la difícil situación económica de Grecia, han señalado miembros de la Policía.
Junto a las protestas a veces violentas, los grupos de extrema izquierda son sospechosos de la colocación de bombonas de gas en sedes de partidos o personalidades políticas, aunque la Policía ha reconocido que normalmente son bombas pequeñas y suele haber un aviso antes para evitar lesiones o la muerte.