Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La hambruna en Somalia desciende a su cifra más baja desde que se declaró la crisis

El número de personas que sufre hambruna en Somalia ha descendido a su cifra más baja desde que se declaró la crisis en 2011 gracias al aumento de lluvias, bajada del precio de los alimentos y a la respuesta humanitaria continua, aunque la malnutrición sigue siendo un grave problema para cientos de miles de personas.
Se estima que al menos 870.000 personas estarán en crisis y necesitarán ayuda humanitaria de emergencia de agosto a diciembre de 2013, según el informe conjunto que han publicado este martes la Unidad de Análisis de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición (FSNAU) --cuya gestión corre a cargo de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)-- y la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna (FEWS NET).
Esta cifra mejora significativamente los datos de 2011, cuando cuatro millones de somalíes se encontraban en crisis extrema de seguridad alimentaria. Las cifras recientes representan por tanto una mejora continua desde el pasado mes de enero, cuando al menos 1.050.000 personas estaban en situación de crisis y emergencia, la tercera y cuarta fase de las cinco que componen la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria (IPC).
El estudio atribuye estas mejoras en las cosechas, el aumento del precio y del tamaño del ganado, el incremento de la disponibilidad de leche, la disminución de precios de los alimentos básicos, el aumento del poder adquisitivo por mano de obra y ganadería y las intervenciones de ayuda humanitaria sostenidas durante los últimos seis meses.
Pese a estos datos positivos, las organizaciones advierten de que cerca de 2,3 millones de personas más necesitan ayuda urgente y que un tercio de la población de Somalia está clasificada en la segunda fase del índice IPC, inseguridad alimentaria crónica.
Esta clasificación supone que las familias pueden tener dificultades para satisfacer sus necesidades alimentarias mínimas y son muy vulnerables, por lo que podrían verse empujados de vuelta a la crisis de seguridad alimentaria.
El informe también sostiene que la ayuda humanitaria supondrá un apoyo "de vital importancia" desde esta fecha hasta diciembre para ayudar a las poblaciones más necesitadas. Las organizaciones también han hecho referencia a la dificultad de obtener este tipo de ayuda en algunas regiones debido al cese de sus programas en Somalia el pasado 14 de agosto debido a la inseguridad del país.