Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos hermanos de ocho y nueve años confiesan que mataron a una niña de dos en Argentina

El cadáver de la menor, llamada Milagros Belizán fue hallado con un cable alrededor del cuello en un terreno cercano a la vivienda de la localidad bonaerense de Almirante Brown en la que residía junto a sus padres y otros seis hermanos.

Según el relato efectuado por el menor de los hermanos ante su madre y el fiscal del caso, Héctor Toneguzzo, mientras jugaban con la niña los chicos le ataron un cable al cuello como si fuera un perro y Milagros murió asfixiada.

Sin embargo, la juez de menores Marta Pascual aseguró que la autopsia realizada al cuerpo de Milagros determinó que a la niña "la golpearon muchísimo".  
Los vecinos se preguntan cómo dos niños pudieron provocar semejantes lesiones a Mili y estrangularla, por qué hubo un testigo que dejó su documentación en la comisaría y desapareció -se mudó de casa apenas un día después del crimen-, o por qué los trabajadores del circo instalado en el solar donde apareció el cuerpo levantaron las carpas y se esfumaron sin dar explicaciones. Algunos miembros de su familia están convencidos de que tuvo que haber un vecino implicado. 
La justicia por su cuenta
Los vecinos han intentado asaltar y quemar la casa de la abuela de los presuntos agresores y se pregunta qué pasará con sus nietos si finalmente se confirma que hubo un adulto envuelto en el crimen.
Mientras, en el solar donde apareció el cuerpo, decenas de vecinos han instalado tiendas de campaña y chamizos de cartón para reclamar la propiedad y levantar viviendas.
Informe médico

El informe, publicado por la prensa argentina, señala que los niños "no se conmovieron ante el dolor", sino que "de alguna forma les causaba placer".

La juez de menores calificó de "durísimos y shockeantes" los resultados de las pruebas a que fueron sometidos los hermanos que admitieron haber matado a la pequeña.

Los menores se encuentran a disposición de la Justicia de Menores, que todavía debe resolver si los deja con su familia o los envía a un hogar de acogida. Las leyes argentinas determinan que los menores de edad son inimputables.   RSO/LA