Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Si tu hijo dibuja bien será más inteligente

Un niño dibuja un camiónGTRES

Los dibujos de un niño de cuatro años puede ayudar a los padres a saber cómo de inteligente será a los 14, según un estudio de la King's College London . El test del dibujo se usa desde los años 20 para evaluar la inteligencia de los niños, sin embargo, ahora han hallado que dicho vínculo se mantiene una década después.

“El test del dibujo fue concebido en los años 20 para evaluar la inteligencia de los niños, por lo que el hecho de que el test se vincule con la inteligencia de los niños a los cuatro años era previsible. Lo sorprendente es que también esté relacionado con la inteligencia una década después, es decir, a los 14”, señala Rosalin Arden, autora del estudio que publica Psychological Science.
La King's College London ha estudiado a 7.725 pares de gemelos y mellizos y ha concluido que el dibujo de un pequeño de cuatro años nos puede decir cuánto de inteligente será a los 14. Cuanto mejor está el dibujo, mayores niveles de inteligencia en el futuro.
No obstante, “la correlación es moderada y aunque el hallazgo es interesante no debe preocupar a los padres si sus hijos dibujan mal. La habilidad para el dibujo no determina la inteligencia, ya que hay muchos otros factores -genéticos y medioambientales- que afectan a la inteligencia a lo largo del tiempo», explica Arden.
El estudio también concluye que entre los dibujos a los cuatro años y la inteligencia a los 14 existe una relación genética, ya que los dibujos de gemelos son más parecidos que los de los mellizos y, por eso, señalan la importante relación de los genes.
No obstante, la habilidad de un niño para dibujar viene también determinada por la capacidad de observación, para sostener un lápiz, etc. “Estamos muy lejos de entender cómo los genes influyen en todo este tipo de comportamientos”, señala la autora.