Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La identificación de los restos hallados resulta cada vez más díficil

Militares de la Marina brasileña desembarcan una pieza metálica de 14 metros de altura de la Fragata Constitución, en la ciudad de Recife (Brasil). EFEtelecinco.es
"El tiempo no ha contribuido en los últimos días. Esperamos tener más éxito en los próximos días por la mejoría climática", ha afirmado el teniente coronel Henry Munhoz, portavoz de la Fuerza Aérea Brasileña.
En cambio, los pilotos de la Fuerza Aérea Brasileña sí han vuelto a avistar "pedazos" del avión siniestrado en un área a 950 kilómetros del archipiélago de Fernando de Noronha, cerca de donde se habían recuperado la mayoría de los cuerpos y restos.
Los responsables militares han insistido en que la búsqueda va a proseguir sin un plazo determinado, aunque a partir del miércoles se estudiará cada dos días si se prosiguen los trabajos o se cancelan.
El pasado domingo, los responsables de la búsqueda admitieron que, debido al avanzado estado de descomposición de los cadáveres, ya no es posible identificar a simple vista si pertenecen o no a seres humanos.
Dieciséis cadáveres, los primeros que se encontraron, han sido analizados ya durante una semana entera, dos días en la base insular de Fernando de Noronha y los últimos cinco días en Recife, aunque todavía no hay previsión sobre cuándo se concluirá su identificación.
El Airbus se accidentó en la madrugada del pasado 1 de junio en medio del Océano Atlántico, en un área sin cobertura de radares, cuando cubría la ruta entre Río de Janeiro y París, por causas todavía desconocidas. EPF