Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El incendio en el noreste de Atenas está casi apagado

Los bomberos casi han apagado el gran incendio del noreste de Atenas, el que más preocupaba hasta ahora por la cercanía de las llamas al centro de la capital griega. Los equipos de extinción también han logrado un "cierto control" sobre otros focos que aún quedan en las inmediaciones y en la isla de Eubea.
No obstante, tras cinco jornadas de máxima alerta y lucha contra las llamas, los medios de extinción por tierra y aire permanecen atentos para evitar que el viento propague el fuego o reavive las cenizas que todavía están calientes.
Grecia ha tenido que solicitar ayuda internacional. Han acudido numerosos hidroaviones de la UE, entre ellos dos de España.
Hacia el mediodía, fuentes de los bomberos han informado de que sus "fuerzas permanecen en las zonas quemadas en Atenas para apagar los puntos que se reavivan debido a las ráfagas de viento que alcanzan los 50 kilómetros por hora".
Para ello operan un helicóptero y tres aviones, junto con las fuerzas por tierra.
El fuego en el monte Kitharonas, a 60 kilómetros al oeste de Atenas, está "bajo cierto control" y dos helicópteros vierten toneladas de agua sobre la cumbre, al tiempo que unos 200 bomberos vigilan para que no se propague el fuego y llegue al balneario contiguo de Porto Germeno.
Según los datos de la Unión Europea (UE) obtenidos por satélite, desde el comienzo del verano se han quemado 31.000 hectáreas en Grecia, 20.000 de ellas desde el pasado sábado
BQM/EBP