Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solo un cambio meteorológico puede frenar los incendios incontrolables en Canadá

incendio Canadá, Fort McMurray, AlbertaREUTERS

Las autoridades canadienses se han dado por vencidas y solo esperan que la meteorología ayude a controlar los fuegos que arrasan desde el pasado domingo la provincia de Alberta, en el centro del país. 

Desde que comenzaron los incendios forestales, cien mil hectáreas de bosque han sido calcinadas y noventa mil personas evacuadas, toda la población de Fort Mcmurray, la próspera ciudad del petróleo convertida en desierto de cenizas. Mientras, continúan trabajando en la zona un millar de bomberos, cerca de 150 helicópteros y una veintena de aviones cisterna.  
AYUDAS A LOS DESPLAZADOS
El Gobierno de Canadá aportará 100 millones de dólares para aliviar la emergencia en el incendio en el campamento de desplazados de Fort McMurray que obligó a la evacuación de noventa mil personas. 
La primera ministra, Rachel Notley, ha confirmado que su gabinete ha autorizado el pago de 1.250 dólares a cada adulto y 500 dólares a cada una de las personas dependientes, aunque los detalles sobre cómo se pagará se conocerán la próxima semana.
"Los principales problemas que afrontan los afectados por este desastre son desafíos inmediatos como refugio y comida", ha asegurado Notley, quien ha fijado el próximo miércoles como fecha para que los refugiados reciban los fondos.
No obstante, la 'premier' ha repetido que "no es seguro regresar a la ciudad de Fort McMurray" y que "no lo será durante un significativo periodo de tiempo".