Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un médico inseminó a una paciente con su propio semen...y no con el de su marido

El doctor Ben Ramaley acusado de haber sustituido el semen del marido de una paciente por el suyo. Foto Daily Mail.telecinco.es
Un médico de Connecticut, en EEUU está acusado de haber usado su propio semen para inseminar a una mujer que dio a luz gemelos. El especialista en fertilidad, Ben Ramaley, presuntamente sustituyó la esperma del marido de su paciente por la suya durante varios procedimientos de inseminación artificial. La escandalosa reclamación fue hecha por una pareja no identificada, según publica el Daily Mail.
En 2005, una pareja lo llevó ante el juez con la acusación de usar "semen equivocado" y no el del marido de la paciente. Las partes llegaron a un acuerdo extrajudicial por el que tuvo que pagar 10.000 dólares a los perjudicados por su 'error'.
El caso fue rápidamente resuelto sin más, sin pruebas de ADN ni más detalles que pudieran incriminarlo, por lo que Ben Ramaley consiguió mantener su licencia de médico para seguir ejerciendo.
Ahora, sin embargo, el Fiscal general de Connecticut destapó nuevamente el caso tras diversas acusaciones recibidas y que implican al especialista en fertilidad.
La pareja que lo acusa fue a la consulta de Ramaley, de 62 años en 2002 para que este les ayudara a concebir.  El médico le realizó varias inseminaciones artificiales y la mujer finalmente quedó embarazada de gemelos.
"Después del nacimiento, los padres se quedaron sorprendidos por la tez tan blanca de los bebés. El marido es afroamericano y la mujer de raza blanca", según consta en los registros de la corte.
Las pruebas de ADN fueron concluyentes, porque determinaron que la mujer es la madre de los gemelos, pero su marido no es el padre biológico. La pareja demandó a Ramaley en 2005 acusándolo de haber usado intencionadamente su propia esperma.
Todo habría sido favorable para el médico que consiguió alejarse del problema con el acuerdo extrajudicial, sin embargo, el Departamento de Sanidad Pública de la ciudad comenzó a investigar el asunto más profundamente.
En los registros aparece que no se había determinado si Ramaley utilizó su propio esperma, porque "el paciente. . . se negó a cooperar con la investigación", dijo el portavoz del departamento de Bill Gerrish.  El médico, por su parte tampoco negó las acusaciones.
El acuerdo, además del pago de los 10.000 dólares lo obligaba a abstenerse de realizar más inseminaciones. Por este caso, Ramaley, a comienzos de este año entregó voluntariamente su licencia de médico de Nueva York.