Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde interino de Iguala pide que designen ya a un sucesor definitivo

El alcalde interino de Iguala, Óscar Chávez Pineda, ha instado este martes al Congreso a designar al sucesor definitivo de José Luis Abarca en el consistorio de este municipio mexicano, conmocionado por la desaparición de 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio).
"Es necesario que el Congreso tome la determinación si va a asumir Luis Mazón o no, o en su caso elijan a otra persona", ha dicho Chávez Pineda en alusión al favorito como alcalde de Iguala, en una entrevista concedida a Radio Fórmula.
Chávez Pineda ha explicado que los recursos municipales "están atorados" por la falta de edil. "Es necesario que esté ya porque de ahí parte que fluyan los recursos federales, que no nos han llegado", ha argumentado.
Luis Mazón ya anunció el pasado viernes que estaba dispuesto a tomar las riendas de Iguala, a pesar de que su hermano Lázaro, ex secretario de Salud en Guerrero, se lo ha desaconsejado, de acuerdo con el diario mexicano 'Milenio'.
"Sí, vamos a tener que aceptar esta situación. Vamos a aceptar este reto que creo es el último que me deja la vida", dijo. "Ya él me dio sus puntos de vista y soy el mayor", añadió, interrogado por el desacuerdo de su hermano.
Abarca está desaparecido desde principios de octubre por las sospechas, ya confirmadas, de que fue el responsable, junto a su mujer, María de los Ángeles Pineda, de la desaparición de los 43 'normalistas' de Iguala.
UN MES SIN NOTICIAS
Los 43 'normalistas' desaparecieron entre el 26 y el 27 de septiembre en el marco de una protesta contra al reforma educativa del Gobierno mexicano que desembocó en violentos enfrentamientos con la Policía que se saldaron con seis muertos y 25 heridos.
La Procuraduría General de la República (PGR) ha confirmado que el Gobierno y la Policía de Iguala estaban confabulados con el 'mini-cártel' Guerreros Unidos para hacer desaparecer a estos 43 'normalistas', por lo que las autoridades mexicanas intentan identificarlos entre los restos hallados en fosas comunes.
La PGR ha emitido órdenes de captura contra Abarca y su mujer, que están en paradero desconocido. También acusa de este crimen al jefe de sicarios 'El Gil', así como al secretario de Seguridad Pública y al subjefe de la Policía municipal, Felipe Flores Velázquez y César Navas González.