Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía interroga a 9 personas en relación con los atentados en el Ulster

Nueve personas han sido detenidas en las últimas horas en el Ulster en relación con el asesinato en la última semana de dos soldados y de un policía, ha informado la policía de Irlanda del Norte (PSNI). Los atentados se los atribuyeron el IRA Auténtico y el IRA de Continuidad, dos escisiones del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), que rechazan los acuerdos de paz para la región.
La policía de Irlanda del Norte (PSNI) ha informado de un total de nueve arrestos desde la noche del viernes, en una operación en la que se llevaron a cabo registros de varios domicilios. En uno de los registros, realizado en relación con el asesinato del agente de policía Stephen Carroll, de 48 años, en la localidad de Craigavon, los agentes se incautaron de una pistola y munición.
Cinco personas, entre ellas una mujer, son interrogadas en relación con este atentado en la noche del lunes, en el que el agente recibió un disparo en la nuca, mientras hacía una patrulla con un vehículo policial.
En otro registro en la localidad de Lurgan fue detenido Colin Duffy, un ex miembro del IRA de 41 años, en relación con el asesinato de los dos soldados, tiroteados el sábado pasado por dos individuos desde un coche con armas semiautomáticas cuando salieron de la base a recoger unas pizzas que habían encargado.
Además de los dos soldados, que estaban a punto de ser enviados a Afganistán como miembros de un Regimiento de Ingenieros, resultaron heridas de diversa consideración otras cuatro personas.Junto a Duffy, otras tres personas fueron arrestadas en relación con el asesinato de los soldados Mark Quinsey, de 23 años, y Patrick Azimkar, de 21.
Tras el arresto de este conocido militante republicano, grupos de jóvenes se echaron a la calle en Lurgan y lanzaron piedras y cócteles molotov contra los vehículos de la PSNI.
En la década de los años 90 del siglo pasado, Duffy fue acusado del asesinato de un soldado y de dos policías, pero nunca llegó a ser procesado, en la primera ocasión porque el principal testigo era un miembro de los grupos paramilitares unionistas y en la segunda por defecto de forma.
La representante legal de Duffy, Rosemary Nelson, recibió numerosas amenazas por defenderle ante la Justicia y en 1999 murió por la explosión de un coche bomba que los grupos unionistas habían aparcado enfrente de su casa.