Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las llamas dejan sin casa a más de 7.000 personas en Australia

Las llamas han dejado sin casa a más de 7.000 personas en Australia. Se buscan los causantes de los fuegos. Vídeo: Atlas.telecinco.es
Más de más de 7.000 personas han quedado sin casa a causa de los incendios en los estados de Victoria y Nueva Gales del sur, en Australia. El fuego ha causado 181 muertos, pero las autoridades calculan más de 220 al incluir a las personas desaparecidas. Las llamas que desde el sábado azotan las zonas del sur, han arrasado más de 3.000 kilómetros cuadrados, incluidos pueblos enteros.
El primer ministro de Victoria, John Brumby, ha confirmado el alto número de desaparecidos que haría aumentar la cifra de muertos, "aunque todavía no se hayan encontrado sus cadáveres".
La prensa local, por su parte, ha publicado que las investigaciones sobre las causas de los incendios y la identificación final de los fallecidos puede durar entre seis meses y un año.
Miles de evacuados

El número de personas evacuadas ha pasado de 5.000 a 7.000, sin contar a las que han convertido sus vehículos en casa temporal. Las fricciones entre los desplazados y los cuerpos de seguridad que les impiden regresar a sus casas mientras exista peligro comienzan a brotar con más frecuencia.

El subdirector de la Policía de Melbourne, Kieran Walshe, ha explicado que no podían permitir regresar a los desplazados hasta que se tenga la certeza de que no hay más muertos en esos lugares, y hasta que los equipos forenses y los investigadores hayan tomado todas las pruebas que necesitan.
La Policía de Victoria cree que varios de los incendios fueron provocados y tratará todos los lugares arrasados por las llamas como escenarios de un crimen, aunque no hubiera muertes allí. ZA/RSO