Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre desesperada pide ayuda en Facebook poco antes de un incendio en su casa

Una madre desesperada mandó un mensaje por Internet a los vándalos que aterrorizaban a su familia unos minutos antes de que dos de sus tres hijos murieran en un ataque incendiario de su casa. Fiona Adams sólo pudo salvar al bebé de ocho meses, informa Dailymail.com.
Aunque intentó rescatar a su hijo Cayden, de 2 años, y a su hija Niamh, de 5, pero no pudo avanzar por el humo y las llamas y los pequeños murieron.
La policía estuvo en la casa de Fiona menos de una hora antes debido a los informes de amenazas realizadas por vándalos.
La policía estuvo en la casa de Fiona menos de una hora antes debido a los informes de que algunos vándalos la habían amenazado. Poco después de que la policía se marchara, Fiona posteó un mensaje en Facebook en el que decía: "Podéis romper las ventanas y el coche, pero no llegaréis a mí y a mis hijos". Menos de 45 minutos más tarde su casa se convirtió en un infierno de fuego.
La policía ha informado de que acudió a la dirección de Buxton, en Derbyshire, varias veces en los últimos tres años debido a incidentes de violencia doméstica. Según la policía, la noche del incendio, Fiona llamó a la policía para quejarse de ruido y molestias en el jardín.Mientras un agente hablaba con ella, otro examinó el jardín. Algunos muebles estaban rotos pero no se encontró nada más.
Ahora, la policía investiga si hay alguna conexión entre la primera llamada y el incendio que se declaró una hora antes. Un portavoz de la policía ha indicado que "no sabemos la causa del incendio en este momento, pero lo estamos tratando como sospechoso porque, a primera vista, no hay causa accidental aparente"
Un chico de 17 años fue arrestado en relación con el incidente anterior al incendio, pero ya ha sido puesto en libertad. En el momento del fuego, el padre de los niños, James Maynard, se había ido a la piscina tras acabar su turno.
Un familiar de Fiona ha explicado que ella "saltó por la ventana con su bebé y trató de volver a sacar a sus otros dos hijos pero no pudo llegar a ellos". Una amiga afirma que "quienquiera que lo haya hecho merece que le cuelguen", y añade que "eran niños encantadores, brillantes, felices y muy queridos. He oído que alguien estaba acosando a Fiona y tirando cosas a la casa". Al parecer, "su cuñado trató de tirar la puerta para entrar en la casa y ayudar. Es horrible".