Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El manifestante desnudado y humillado por la Policía regresa a las protestas de Kiev

El activista ucraniano Mijailo Gavriliuk, conocido por la difusión de un vídeo en el que aparece desnudo bajo la nieve de Kiev mientras la Policía le humilla y le saca fotos, ha regresado este viernes a la plaza EuroMaidan, epicentro de las protestas, y ha condenado los abusos a los que fue sometido.
El vídeo, que ya ha recibido más de dos millones de visitas en YouTube, muestra a un grupo de agentes trasladando a Gavriliuk desnudo --únicamente lleva calcetines-- a un autobús policial. Antes de que el manifestante acceda al vehículo, los agentes le obligan a esperar en la calle mientras le hacen fotos.
Los hechos se produjeron el miércoles y, tras la difusión de la grabación, las autoridades liberaron al activista, que este viernes ha regresado al epicentro de las protestas para reincorporarse a la unidad que protege la plaza de posibles asaltos policiales, informa el periódico 'Kyiv Post'.
Gavriliuk ha relatado ante los periodistas, visiblemente emocionado, que fueron los policías quienes le desnudaron y que le golpearon "todo el tiempo", desde el instante del arresto. "Estaba desnudo en el suelo y, después de golpearme y torturarme (...), me quitaron las manos de la cabeza y comenzaron a cortarme el pelo", ha explicado, al contar el trato recibido por parte de quienes considera "bestias".
El activista ha dado las gracias a otro detenido que le ofreció algo de ropa tras ser trasladado dentro del vehículo. "No sé su nombre, pero Dios le bendiga, a él y a su familia, porque probablemente habría muerto congelado si no me hubiese ayudado", ha declarado.
El periplo de Gavriliuk concluyó en el hospital, después de que se desmayase al llegar a comisaría.
Pese al trato recibido, el activista opositor ha asegurado que no presentará ninguna denuncia contra los agentes, ya que considera que "Dios les juzgará". Gavriliuk ha subrayado que ahora seguirá concentrado en las manifestaciones: "No me iré hasta que ganemos".