Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una veintena de manifestantes detenidos en unas movilizaciones sindicales en Bolivia

En torno a una veintena de manifestantes han sido detenidos y cinco personas han resultado heridas en Bolivia en choques con la policía en la segunda jornada de paros organizados por la Central Obrera Boliviana (COB) por el próximo cierre de la estatal Empresa Nacional de Textiles (Enatex).
Los paros, de carácter nacional pero que han tenido más incidencia en Cochabamba y La Paz, se han saldado con la detención de varios líderes sindicales, en una acción que según el ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Cochabamba, Ángel Camacho, "torpedea" la posibilidad de solucionar el conflicto laboral.
"Hay 16 compañeros detenidos en el Comando (policial) de Quillacollo y cinco en Cochabamba. Además hay bajas de cinco compañeros, tres de ellos graves y dos que están (internados) en la localidad de Vinto", ha denunciado en unas declaraciones que recoge 'La Razón'.
En La Paz, sindicatos han denunciado la detención de más de una decena de manifestantes durante las cargas policiales para desbloquear una carretera. El comandante de la Unidad de Conciliación Ciudadana de la Policía, Edwin Ugarte, ha confirmado la detención de 12 trabajadores, dos de fábricas y diez obreros de una planta lechera.
Por su parte, el Ejecutivo boliviano ha buscado desprestigiar las huelgas, que el presidente reduce a "movimientos de la derecha". "No ha habido paro, es sólo en algunos sectores, algunos compañeros del POR (Partido Obrero Revolucionario) y la derecha están destrozando el sindicato", ha afirmado el mandatario, Evo Morales.
El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, ha acusado al sindicato de debilitar la lucha obrera. "Una dirigencia sindical tiene la obligación de fortalecer a sus organizaciones y no debilitarla como lo está haciendo ahora (...). La realidad es objetiva y la realidad objetiva nos indica que paro no hay, los dirigentes de la COB deberían hacer una evaluación autocrítica y retornar al diálogo", ha afirmado.