Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La migración neta a Reino Unido terminó 2015 cerca del récord

Reino Unido registró una migración neta de 330.000 personas durante 2015, según los últimos datos publicados este jueves por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), de las que 184.000 eran ciudadanos de otros estados miembros de la UE.
La inmigración ha sido uno de los asuntos que ha copado la agenda política en Reino Unido en los últimos meses y los nuevos datos se producen un mes antes del referéndum en el que los británicos deberán decidir si quieren seguir dentro de la Unión Europea. La migración neta es el resultado del número de personas que llegaron a Reino Unido para permanecer al menos un año menos aquellas que abandonaron el país durante al menos un año.
La cifra de migración neta durante el año 2015 supone 20.000 personas más que las llegadas durante el año 2014, cuando hubo una migración neta de 313.000 personas, según la ONS. Hasta el momento, la cifra récord se mantiene en las 336.000 personas registradas en el año que terminó en junio de 2015.
En el caso de los ciudadanos de otros países de la UE, durante 2015 llegaron 10.000 más que durante el año anterior, cuando el total se situó en 174.000, según la ONS.
El primer ministro británico, David Cameron, prometió en 2010 que reduciría la migración neta anual por debajo de los 100.000, pero hasta ahora no ha conseguido cumplir este objetivo.
Para paliar especialmente las llegadas de inmigrantes de la UE, Cameron acordó con sus socios europeos una serie de medidas que exonerarían a Reino Unido de dar algunas ayudas a los ciudadanos de la UE que se instalen en el país.
El líder del partido anti-inmigración UKIP, Nigel Farage, ha considerado que estas cifras demuestran que "la inmigración masiva todavía está desesperadamente fuera de control y parece que empeorará si permanecemos dentro de la UE, que sigue adelante con sus desastrosas fronteras abiertas".