Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los millonarios accidentales están en Hong Kong

Una buena dosis de osadía hizo el resto. Llamaron a sus amigos para decirles que se iban de vacaciones, avisaron a su compañero de piso para decirle que habían heredado y que no pensaban volver. Así, escaparon del país como cohetes y con buen parte del dinero. La policía neozelandesa y la Interpol les estrechan el cerco en Hong Kong. Leo Gao y Yan Hurring se llevaron a su hija de siete años, a la madre de Gao, a su socio empresarial y a la hermana de Yang Hurring .
Y cosas de las redes sociales, que te rastrean fácilmente. Ahora Hurring reveló detalles de su paradero a través de Facebook. "Estoy tomando una cerveza asiática y disfrutando del calor". Una pista que ha conducido a la policía hasta la ex-colonia británica. Además uno de estos "compinches de fuga", cuya identidad no ha sido revelada, ha regresado, por su voluntad, a Auckland.
Tras el interrogatorio, la policía neozelandesa ha vuelto a hacer un llamamiento a la pareja para que regrese al país. Las autoridades tratan el caso como un robo y los sospechosos están considerados como ladrones, a pesar de que el beneficio fue involuntario. La ley considera delito gastar dinero depositado accidentalmente en una cuenta bancaria cuando se es consciente de que el dinero no es de uno. Ellos no pudieron resistirse. ¿Locos o demasiados cuerdos?.