Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro de Finanzas presenta su renuncia irrevocable tras la detención de su esposa

El ministro de Finanzas de Honduras, Héctor Guillén, ha presentado este miércoles su renuncia irrevocable ante el presidente, Porfirio Lobo, tras la detención de su esposa el martes con más de un millón de lempiras (alrededor de 43.000 euros) en efectivo cuando se dirigía en coche al norte del país.
"En horas de la tarde, Héctor Guillén presentó su renuncia en virtud de los hechos de público conocimiento, personales, privados y familiares que ocurrieron el día de ayer para evitar involucrar en estos hechos sus labores en la Secretaría de Finanzas, y dicha renuncia le ha sido aceptada", ha anunciado el ministro de Interior hondureño, Áfrico Madrid.
El viceministro de Finanzas, Carlos Borjas, se pondrá al frente de la cartera de forma interina, ha agregado Madrid, según ha informado el diario hondureño 'El Heraldo'. Guillén se hizo cargo del Ministerio de Finanzas el 16 de febrero en sustitución de William Chong Wong.
"Posteriormente el presidente informará cualquier decisión que se tome al respecto", ha manifestado el ministro de Interior, que ha añadido que Guillén recurrirá a la vía legal y administrativa para eliminar "cualquier duda o cualquier investigación que cualquier institución del Estado pueda llevar a cabo".
En este sentido, Madrid ha descrito la decisión de Guillén de "muy honorable" al "evitar que se vaya a especular que por estar en un cargo público no se pueda seguir una investigación o para evitar que se pueda especular que por desempeñar el cargo de ministro o no se le va a dar el tratamiento igual que otro hondureño". "Es más bien de admirar la posición de Guillén, quien de manera valiente ha presentado su renuncia con carácter de irrevocable", ha remachado.
Por su parte, Guillén ha recalcado que ni él ni su mujer han cometido ningún delito, pero que "es preferible no salpicar en acciones personales al Gobierno de la República". Asimismo, ha anunciado que va a pedir un permiso para enviar a sus hijos a estudiar a Estados y que posteriormente se reincorporará al Congreso.
Respecto al dinero que portaba su mujer en el momento de la detención, Guillén ha aclarado que es un dinero que sacó "prestado" con un "amigo empresario de la capital" para hacer un pago en un negocio personal en la ciudad de San Pedro Sula. "Acreditamos la procedencia del dinero el día de ayer y todavía eso no bastó, se siguió con el proceso pero así hay que recibir en estas situaciones son decisiones de Dios, las vamos a enfrentar con fe y como siempre con toda la responsabilidad", ha valorado.
Por último, ha reiterado que confía en aclarar la situación, ya que "no es delito transportar dinero, es algo normal en este país sino no se podrían hacer pagos de planillas, no se podrían llevar cajas chicas, etc.". La mujer del exministro fue liberada horas después de la detención.