Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer ministro iraquí rechaza "totalmente" que países árabes participen en los ataques en Irak

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, ha asegurado que está "totalmente" en contra de que los países árabes que apoyan a Estados Unidos en su campaña contra el Estado Islámico bombardeen las posiciones de los milicianos islamistas en territorio iraquí.
En una entrevista con la BBC, Al Abadi ha dicho que las aviaciones de los países occidentales han "cubierto muchos huecos" en la lucha de Irak contra el Estado Islámico pero ha rechazado que a estas operaciones se sumen las fuerzas áereas de países árabes.
Varias naciones árabes, incluidas Arabia Saudí y Jordania, apoyan con medios y personal a Estados Unidos en su campaña de ataques aéreos contra las posiciones de los milicianos de negro en Irak y Siria. Las aeronaves de combate de los países árabes aliados de Estados Unidos han bombardeado objetivos en Siria pero, hasta el momento, sólo Estados Unidos, Francia y Reino Unido han atacado en Irak.
Al Abadi ha hecho hincapié en que el Ejército iraquí logrará derrotar al Estado Islámico si tienen "una buena cobertura aérea", al tiempo que ha subrayado que no será necesario desplegar tropas sobre el terreno. "Somos muy claros al asegurar que no aceptaremos tropas sobre el terreno que no sean tropas iraquíes", ha remachado.
CONTENER LA AMENAZA
El primer ministro iraquí ha asegurado que las fuerzas del Gobierno han logrado "contener" la amenaza del Estado Islámico y eliminar el riesgo de que sus milicianos llegaran a atacar directamente Bagdad. En este sentido, ha indicado que está impulsando la restructuración del Ejército para garantizar la protección del pueblo iraquí y que ha pedido a Reino Unido ayuda en materia de formación, Inteligencia y tecnología. El primer ministro británico, David Cameron, ha aceptado darle asistencia.
Al Abadi ha advertido de que la "polarización internacional y regional" ha contribuido al auge del Estado Islámico y ha apostado por mejorar las relaciones con los países de la región.
Al Abadi, que es chií, formó un gobierno de unidad nacional el pasado mes de septiembre, tras la dimisión de Nuri al Maliki, acusado por los suníes y los kurdos de haber monopolizado el poder y de haber puesto en marcha política sectarias.
La coalición liderada por Estados Unidos ha llevado a cabo más de 230 ataques aéreos contra las posiciones del Estado Islámico en Irak desde el pasado mes de agosto. La operación se amplió el 22 de septiembre a Siria, donde ya ha completado 70 ataques. Arabia Saudí, Jordania, Bahréin, Qatar y Emiratos Árabes Unidos han participado en la campaña de bombardeos en Siria.
Al Abadi ha contado que ha enviado una delegación a Damasco para informar a las autoridades sirias de la solicitud de la coalición internacional para atacar posiciones del Estado Islámico en Siria y ha considerado crucial detener el "terrorismo que cruza fronteras".