Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro venezolano de Energía advierte de los buenos pronósticos a pesar de que no llueve desde hace días

El ministro de Energía Eléctrica y también presidente de la Corporación Eléctrica Nacional venezolana (Corpoelec), Luis Motta Domínguez, ha asegurado este jueves que si bien lleva tres días sin llover, los pronósticos son buenos y que el Gobierno está trabajando para poder continuar ofreciendo servicio eléctrico a los ciudadanos.
Tras haber realizado una supervisión de los niveles en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, conocida como el embalse de Guri, y antes de hacer lo propio en la compuerta de Tocomica, Motta Domínguez ha insistido en que los pronósticos son favorables.
"Estamos haciendo lo posible para que el pueblo siga recibiendo su servicio eléctrico", ha asegurado el ministro, en declaraciones a la venezolana Globovision.
La supervisión se ha realizado, entre efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y un grupo de especialistas de Corpoelec, para valorar los niveles del embalse y verificar las distancias entre la superficie del agua y las tomas de una de las casas de máquinas.
En este contexto, ha detallado que pese a que la sequía continúa y que en los últimos tres días no se han registrado lluvias, los drenajes que se realizan en la central han brindado resultados positivos porque algunas de las lagunas "ya se comunican".
"Esta es una operación cívico-militar cuyo fin es coadyuvar a seguir tomando las decisiones necesarias para seguir dándole el servicio al pueblo venezolano", ha explicado el ministro, antes de añadir que mañana, viernes, revisarán "los niveles de la toma de agua de Tocomita con el fin de verificar el agua que queda por suministrar a Ciudad Bolívar".
A finales de abril, Motta Domínguez anunció que el Gobierno suspendería el suministro cuatro horas diarias durante 40 días para paliar la crisis energética que sufre el país, un racionamiento eléctrico que se aplica en cinco tramos horarios diferentes.