Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos un muerto y 10 heridos en ataques en Irak

Un policía iraquí inspecciona los daños registrados en un vehículo policial tras la explosión de una bomba en el centro de Basora, al sur de Irak, el pasado 29 de diciembre. EFE/Archivotelecinco.es
Al menos una persona murió hoy y otras diez resultaron heridas en atentados registrados al noreste y oeste de Bagdad, mientras que la policía halló una fosa con seis cadáveres, informaron fuentes de seguridad.
Las fuentes mencionadas precisaron que Hikmat al Takriti, jefe de las milicias suníes "Consejos de Salvación" en el área de Al Daudi, al oeste de la capital iraquí, sufrió heridas graves por el estallido de una bomba que estalló en su coche.
En ese suceso falleció su hijo, y otras tres personas resultaron heridas, señalaron las fuentes.
Decenas de jefes y miembros de esa milicias han sido asesinados en los últimos dos años en Irak en diversas zonas de Bagdad, y del norte y oeste del país.
Esas milicias fueron creadas por las tribus suníes para ayudar a las fuerzas de seguridad iraquíes a luchar contra los combatientes del red terrorista Al Qaeda.
Asimismo, las fuentes revelaron que seis policías sufrieron heridas por el estallido de un artefacto cerca de una comisaría de la ciudad de Al Meqdadiya, a unos 45 kilómetros de Baquba, capital de la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad.
Por otra parte, afirmaron que patrullas policiales hallaron una fosa clandestina con los restos mortales de seis personas en la zona de Albu Taama, en las proximidades de la localidad de Al Jales, a unos 15 kilómetros de Baquba.
Todos los cadáveres tienen signos de haber sido asesinados a balazos hace poco más de un año, concluyeron las fuentes.
Las autoridades iraquíes han descubierto en los últimos meses decenas de sepulturas comunes con centenares de cuerpos de personas asesinadas en zonas que anteriormente estaban controladas por Al Qaeda.