Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez muertos, de ellos siete civiles, en un atentado suicida en Kandahar

Soldados canadienses de la Fuerza de Asistencia para la Seguridad (ISAF) resguardan las Oficinas del Consejo Provincial de Kandahar (Afganistán) tras un ataque suicida que hasta ahora ha dejado un saldo de al menos 10 muertos, 7 civiles y 3 policías y unos 16 heridos. EFEtelecinco.es
Al menos diez personas han muerto, siete civiles y tres policías, y otras 16 resultaron heridas en un ataque suicida registrado hoy contra un edificio oficial en la provincia sureña afgana de Kandahar, según distintas fuentes.
El atentado tuvo lugar a las 11.00 de la mañana hora local (06.30 GMT), cuando cuatro insurgentes entraron en las Oficinas del Consejo Provincial de la capital regional homónima, informó a Efe el portavoz del Ministerio de Interior, Zemarai Bashary.
Los agresores iniciaron un tiroteo contra los civiles presentes en el edificio, tras lo cual dos de ellos se hicieron estallar y los otros dos fueron abatidos por disparos de la Policía.
Bashary aseguró que los muertos en el atentado eran ocho, aunque más tarde su Ministerio emitió un comunicado en el que informó de la muerte de otros dos policías.
Además, dieciséis personas más -entre civiles y policías- resultaron heridas en el ataque, según el portavoz Abdullah Fahim, del Ministerio afgano de Salud Pública.
El ataque presenta similitudes con otro atentado registrado este lunes en la provincia, cuando otro terrorista suicida detonó una carga explosiva en un cuartel de la Policía y acabó con las vidas de ocho personas, cinco de ellas civiles.
Kandahar y la provincia vecina de Helmand son dos de los principales bastiones de los insurgentes talibanes, y son constantes tanto los atentados como las ofensivas militares lanzadas por las tropas afganas e internacionales desplegadas en el país.
El pasado viernes, el presidente estadounidense, Barack Obama, anunció su nueva estrategia para Afganistán, que incluye el envío adicional de 4.000 soldados, con el objetivo de garantizar la seguridad y derrotar a la red Al Qaeda en el país asiático.