Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una pelea multitudinaria entre presos en una cárcel de México se salda con 20 muertos

La tensa calma que experimentó la ciudad en los últimos tres días, se rompió cuando los integrantes de tres pandillas se enfrentaron a muerte en uno de los patios de la cárcel.
La batalla campal, que fue reprimida tres horas después por las fuerzas de seguridad, se produjo coincidiendo con la llegada de 3.000 militares y 1.000 policías federales a la localidad, fronteriza con la estadounidense El Paso, para reforzar la seguridad en la zona.
Dieciocho reos fallecieron en el interior del penal estatal y dos más murieron en el Hospital General de la ciudad, al que fueron trasladados también los seis heridos. Uno de ellos fue ingresado en estado grave, mientras que los otros cinco se encontraban "estables y fuera de peligro", según fuentes médicas.
El penal, que alberga a los prisioneros más peligrosos de la región y es considerado el de máxima seguridad en el estado de Chihuahua, tiene una capacidad para 2.400 internos, según fuentes del recinto.
Víctor Valencia de los Santos, representante del gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, en Ciudad Juárez, y Oscar Hermosillo, director de Prisiones Estatales, han manifestado durante una conferencia de prensa que la masacre ocurrió cuando los miembros de varias pandillas se atacaron de improviso.
La trifulca concluyó con la intervención de decenas de soldados, que entraron al centro descolgándose con cuerdas desde dos helicópteros, y de policías antidisturbios que lanzaron gases lacrimógenos. EPF