Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El negocio del 'Doloroso e Inmaculado Corazón de María'

Juliano Verbard. de 27 años, era estudiante de español cuando abandonó su carrera tras asegurar y convencer a cientos de fieles que el día 8 de cada mes se le aparecía la Virgen. Los miembros de esta secta, inspirada en el grupo religioso australiano La orden de Santo Charbel, veneran a la madre de Dios. 
Su líder, que se ha escapado de la prisión de Saint-Denis en la isla francesa de La Reunión, hacía pagar a sus fieles unos 20 euros para asistir a las sesiones de oración y de apariciones de la Virgen. En ellas el Juliano se limita a permanecer sentado plácidamente en una butaca.
Son numerosos los peregrinos que acuden a Saint Leu para celebrar bautizos, bodas y demás actos religiosos. Otros solo esperan poder ver a la Virgen.
La secta estuvo implicada en el secuestro de un niño de 12 años en agosto de 2007 en La Reunión. Además, diversos adeptos denunciaron a su líder de abusar de sus hijos. Juliano fue condenado a varios meses de prisión pero escapó en un permiso carcelario.
La justicia lo detuvo y lo condenó entonces a 15 años de cárcel. Ahora ha vuelto a escapar con la ayuda de dos adeptos al 'Doloroso e Inmaculado Corazón de María'.