Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una niña abandonada se ahorca por error

Charlotte, a los que los especialistas le dan solo "tres años de edad mental", no había tenido precisamente suerte con sus progenitores. Susan, su madre y Simon, su padrastro, fueron encarcelados por un año por practicar actos crueles contra su hija.
Pero la cosa no ha quedado aquí: los servicios sociales, encargados en teoría de velar por la seguridad y la supervivencia de este tipo de personas abandonadas a su suerte -los padres la habían dejado abandonada en casa desde hacía semanas, según informa el diario británico Daily Mail-, conocían el caso de Charlotte desde el principio. ¿Cómo pudo quedar tan vulnerable y morir de ese modo?
La escena de miseria en la casa de Charlotte va incluso más lejos de las de las novelas dickensianas: la niña, encerrada en un cuarto durante 14 horas, tuvo que utilizar el armario para hacer sus necesidades. Las paredes del cuarto, incluso el techo, estaban embadurnadas de excrementos.
Algunos responsables de estos servicios de asistencia social están estudiando tomar medidas: reforzar el personal, reciclar a los asistentes en sus habilidades... Todo con tal de evitar que se produzca una situación como estas. Una desgracia casi anónima que probablemente no sea la única ni la más salvaje.