Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La niña navegante desaparecida estaba en Las Antillas

La joven holandesa Laura Dekker, que pretende dar la vuelta al mundo a bordo de un velero con sólo 14 años y se encontraba desaparecida, ha aparecido en Sint Maarten, en Las Antillas Holandesas. Dekker se marchó el viernes de casa (en la ciudad holandesa de Maurik, cerca de Utrecht), según su familia, y ahora las autoridades aseguran haberla encontrado a más de 8.000 kilómetros, en la isla caribeña.
Bernhard Jens, portavoz de la policía de Utrecht, ha señalado que la joven se encuentra "sana y salva". "Un habitante de la isla, que había prestado atención a los medios de comunicación, reconoció a la chica", ha explicado.
Las autoridades están investigando cómo salió del país, por qué y si lo hizo con ayuda de otras personas o en solitario.
Tras su desaparición se había puesto en marcha un operativo de vigilancia de aeropuertos en varios países vecinos de Holanda, ante el temor de que la joven abandonara el país.
El velero con el que pretende emprender la aventura, de nombre "Guppy", se mantuvo amarrado en el puerto y la policía no sospecha que la adolescente haya cometido ninguna actividad ilegal.
Dekker quiere ser la persona más joven en navegar todo el globo en solitario, algo para lo que cuenta con el apoyo de sus padres. Pero en agosto de este año un tribunal holandés le prohibió hacerlo y le quitó la tutela a sus padres, también navegantes.
Además, la puso bajo la supervisión de un tribunal de menores hasta el próximo mes de julio, sin cuyo permiso no puede abandonar el país, aunque le permitió que siguiera viviendo con su padre.
Dekker nació a bordo de un velero en aguas de Nueva Zelanda durante un viaje de siete años alrededor del mundo. A los seis años tuvo su propio velero y a los 10 ya navegaba sola.
Los asistentes sociales dicen que es muy joven aún para enfrentar los peligros del viaje, que duraría dos años, y que estar tan aislada puede hacerle daño en una etapa tan importante de su desarrollo.