Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición aplaude el uso de la Carta Democrática de la OEA contra Venezuela

La Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha aplaudido la decisión del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de invocar la Carta Democrática contra Venezuela por "alteración del orden constitucional".
"La OEA no puede taparse los ojos ante la grave crisis de Venezuela (...) No se puede ocultar más. Todo el mundo está pendiente de la crisis", ha dicho el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, según informa la MUD.
Luis Florido, el presidente de la Comisión de Exteriores, ha explicado a través de su cuenta oficial en Twitter que "la Carta Democrática es una acción de los países para proteger a Venezuela, donde se ha roto el orden constitucional".
Carlos Vecchio, dirigente opositor en el exilio, ha valorado "la gallardía y el coraje" de Almagro, "que demuestra que la política y los principios pueden ir de la mano". "La OEA tiene una obligación moral con el pueblo de Venezuela para restablecer su democracia", ha sostenido.
Almagro ha accedido a la petición que le formuló la MUD en un encuentro celebrado hace semanas en la sede de la OEA, en Washington, y ha convocado una reunión "urgente" del Consejo Permanente por la crisis política en Venezuela.
El ex canciller uruguayo ha realizado una solicitud formal al presidente del Consejo Permanente para celebrar una sesión extraordinaria entre el 10 y el 20 de junio, "conforme al procedimiento establecido en el artículo 20 de la Carta Democrática".
Este precepto establece que, "en caso de que en un Estado miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático (...) se podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente".
El Consejo Permanente podrá realizar las "gestiones diplomáticas necesarias" para recuperar "la institucionalidad democrática", pero, si estas resultaran infructuosas o la urgencia del caso lo requiere podrá convocarse a la Asamblea General "para que adopte las decisiones que estime apropiadas".
Almagro se basa en el informe de 132 páginas que la OEA ha difundido este martes sobre la crisis en Venezuela que, en su opinión, "demanda cambios inmediatos en las acciones del Poder Ejecutivo (...) a riesgo de caer en una situación de ilegitimidad".
El líder regional ha mencionado "las violaciones de la Constitución, especialmente en lo que se refiere a equilibrio de poderes, las violaciones de Derechos Humanos y su falta de capacidad de respuesta respecto a la grave crisis humanitaria que vive el país y afecta al pleno goce de los derechos sociales".
"Todo ello implica que la responsabilidad de la comunidad hemisférica es asumir el compromiso de seguir adelante con el procedimiento del artículo 20 de una manera progresiva y gradual que no descarte ninguna hipótesis de resolución, ni las más constructivas ni las más severas", ha sostenido.