Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición denuncia que el viaje de Rousseff a Portugal "fue un acto de deleite privado"

El Partido Socialdemócrata Brasileño (PSDB) ha presentado este miércoles ante la Fiscalía General y en el Consejo de Ética de la Presidencia una denuncia formal contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, a quien ha acusado de haber pasado la noche en Lisboa el pasado sábado, aun no teniendo compromisos oficiales, por lo que puede haber incurrido en "un acto de deleite privado" que fue financiado con fondos públicos del Estado.
El líder del PSDB en la Cámara de Diputados, Carlos Sampaio, ha pedido a la Fiscalía General que estudie si la mandataria brasileña cometió algún tipo de irregularidad administrativa o un delito contra la administración pública.
La acusación contra Rousseff también se ha extendido sobre el ministro de Asuntos Exteriores, Luiz Alberto Figueiredo Machado; y el de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimental, además de otros miembros de la delegación brasileña que se desplazó al pasado Foro Económico Mundial, celebrado en Davos, en el este de Suiza.
Las acusaciones de la oposición responden a las informaciones que publicó el portal de noticias Estadao, las cuales aseguraban que el pasado sábado 25, tras la presencia de la delegación en el Foro de Davos, la presidenta y su comitiva hicieron noche en Lisboa, invirtiendo casi 29.000 dólares en alojamientos, antes de proseguir su viaje a Cuba, con motivo de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
"Si se confirman estas informaciones, la presidenta no solo hizo una escala injustificada en Lisboa, sino que además, de forma deliberada, transformó esa parada en ociosa al celebrar una superflua y ostentosa cena costeada con el patrimonio público brasileño", ha asegurado Sampaio.
El PSDB ha alegado que la detención en Portugal no había sido publicada previamente por el Gobierno, quien ha defendido la parada en la capital europea como una "escala técnica obligatoria". El titular de Exteriores, Figueiredo Machado, llegó a informar este lunes que la decisión de detenerse en Lisboa se decidió el día anterior de partir desde Suiza.
Sin embargo, tal y como ha informado Estadao, fuentes oficiales del Gobierno de Portugal han comunicado que la parada de Rousseff y su grupo fue comunicada a las autoridades portuguesas dos días antes, es decir, el jueves día 23.