Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición desafía a Maduro sacando las urnas a la calle

Son tres preguntas a la población venezolana. La primera, para saber si rechaza la Asamblea encargada de redactar una nueva Constitución que dote de más recursos a la revolución bolivariana por orden de Maduro. La segunda si se demanda una intervención militar para salvaguardar la actual Carta Magna, fijada en el 99 con Hugo Chávez al frente, y la tercera si se aprueba una renovación de poderes y un gobierno de unidad nacional que derroque al presidente.

Es el gran desafío popular a Maduro de las fuerzas opositoras, con una votación lograda gracias a su mayoría en el Parlamento. El presidente venezolano no ha dudado en señalar la campaña internacional que entiende que hay detrás de este movimiento que el chavismo califica de golpe de Estado. 

La consulta antichavista organizada por la oposición que cuenta con el apoyo de varios expresidentes latinoamericanos, eso sí, no es vinculante y no cuenta ni con la tecnología del consejo electoral ni con garantías suficientes para evitar el voto doble, tal y como se ha reconocido. Aun así, se espera que la respuesta ciudadana, las largas colas y el voto masivo a sus propuestas pongan freno a la Asamblea Constituyente de Maduro que se vota de aquí a dos semanas. Pero que también cuenta con un simulacro, así lo llama el chavismo, de esa misma votación. Urnas como fotografía de la medición de fuerzas en un país dividido.