Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición venezolana entrega 1,8 millones de firmas contra Maduro

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la principal coalición opositora de Venezuela, ha entregado este lunes en el Consejo Nacional Electoral (CNE) 1,8 millones de firmas para intentar forzar la convocatoria de un referéndum revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro.
El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús 'Chuo' Torrealba, ha confirmado en Twitter la entrega de 80 cajas con decenas de miles de documentos. Los papeles contienen en total 1.850.000 firmas, nueve veces más de las 200.000 necesarias para poner en marcha el arduo proceso de impugnación contra el mandatario.
"Con esta exitosa estrategia, la Unidad avanza en lograr el cambio político urgente por medios impecablemente pacíficos y constitucionales", ha destacado Torrealba. Para el líder opositor, se trata del "inicio del camino" que culminará con el referédnum y la elección de un nuevo gobierno.
El gobernador de Miranda, el excandidato presidencial Henrique Capriles, ha explicado que el martes se inicia el plazo de cinco días en el que el CNE debe indicar los centros para intentar reunir las firmas del 20 por ciento de los votantes registrados, unos cuatro millones de venezolanos.
Las autoridades electorales tendrían después otros 15 días para refrendar o rechazar estas segundas rúbricas y, en caso afirmativo, convocar el referéndum en los 90 días siguientes.
El alcalde oficialista de Caracas, Jorge Rodríguez, ha acusado a la MUD de intentar "engañar al pueblo" porque "aquí no se ha activado absolutamente nada", según 'Noticias 24'. En este sentido, ha argumentado que la comisión que revisará las firmas tiene como principal herramienta la Constitución, con el objetivo de "prevenir cualquier intento de aquellos sectores que no saben hacer política en paz".