Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de cien organizaciones piden "presión" contra Maduro para que derogue el estado de excepción

Más de un centenar de organizaciones internacionales, entre ellas Human Rights Watch (HRW), han instado a la comunidad internacional a "ejercer presión" para que el Gobierno de Venezuela derogue el estado de excepción y emergencia económica, toda vez que restringe derechos sociales y políticos.
Las 125 organizaciones firmantes, en su mayoría de América Latina, han alertado de que las medidas de excepción que contempla el decreto firmado en mayo por Nicolás Maduro podrían "perjudicar gravemente" el trabajo de los grupos de la sociedad civil y servir para "intimidar" a los defensores de los Derechos Humanos.
En este sentido, han instado a los países a facilitar que los órganos competentes de la Organización de Estados Americanos (OEA) puedan examinar la actual situación, así como a sacar el tema en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. "La sesión de junio del Consejo de es un momento oportuno y necesario para exigir a Venezuela que revoque este decreto arbitrario e innecesario", han subrayado.
El decreto, adoptado bajo el argumento de combatir la crisis económica y política, amplía las competencias del presidente en materia de orden público y plantea la suspensión de convenios de cooperación internacional, según las organizaciones, que temen un recorte de libertades y derechos.
"El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos estipula que los gobiernos podrán derogar o suspender temporalmente algunas de sus obligaciones de Derechos Humanos declarando el estado de emergencia, pero únicamente ante emergencias públicas que pongan en peligro la vida de la nación", han advertido. Además, en este caso, se trataría de medidas limitadas "estrictamente".
Las organizaciones han advertido de que el decreto de Maduro es demasiado "amplio" y "podría permitir que el gobierno continúe cercenando derechos fundamentales que ya son objeto de constantes embestidas en Venezuela, incluidos los derechos de libertad de asociación, reunión y expresión".