Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre del terrorista alertó a EEUU de la radicalización de su hijo

El padre del acusado de intentar hacer explotar un avión de la compañía Northwest-Delta contactó recientemente con la embajada de EEUU en Nigeria para alertar de la radicalización de su hijo y de que estaba planeando algo, según informa la CNN.
Umar Farouk Abdulmutallab, que llegó a licenciarse en ingeniería en Londres, donde vivió en un apartamento de un barrio residencial, ha sido acusado formalmente de introducir un artefacto explosivo en un avión que recorría la ruta Amsterdam-Detroit y de tratar de hacer explotar el aparato.
En sus declaraciones, el sospechoso ha asegurado mantener vínculos con Al Qaeda, aunque los investigadores no descartan la hipótesis de que actuara solo sin el apoyo ni el entrenamiento de la red terrorista.
Familia acomodada
El padre del joven, Alhaji Umar Mutallab, es un reconocido financiero que recientemente se retiró como presidente del First Bank PLC de Nigeria, una de las grandes entidades del país.
Según un miembro de la familia citado por CNN, el padre contactó hace tres meses con varias agencias de seguridad estadounidenses y con la embajada de Washington en Abuja, alarmado por un mensaje de texto que recibió de su hijo unos días antes.
El joven informaba en este mensaje a su familia de que abandonaba el centro universitario en el que estaba estudiando en Dubai, para irse a vivir a Yemen e iniciar una nueva vida, siguiendo la llamada del Islam.
El miembro de la familia consultado por CNN dijo que el joven no obtuvo el consentimiento ni el apoyo de la familia en esta decisión, y aun así se "fugó" a Yemen.
"Su madre no ha podido dormir durante meses. Está tomando medicación para dormir", dijo la fuente.
 

La información que facilitó el financiero fue reenviada al Centro Nacional contra el Terrorismo, y el nombre del joven fue introducido en una base de datos de sospechosos de terrorismo, lo que no evitó que se le concediera un visado para viajar a EEUU durante un periodo de varios años.