Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa dicen que llevan 18 meses de 'vía crucis'

Los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos en 2014 en la localidad de Iguala (Guerrero), han dicho este viernes que llevan "18 meses de 'vía crucis'", tras una manifestación que ha concluido en la catedral de la ciudad de Chilpancingo.
"En este 'vía crucis' de 18 meses, el Gobierno nos ha dado muchos azotes, desde el primer momento en que el presidente de la República se desentendió de nuestros hijos, nos abofetearon de manera irresponsable al presumir que nuestros hijos eran unos vándalos y que formaban parte del crimen organizado", han denunciado los manifestantes.
Los familiares de los estudiantes de Magisterio han salido a la calle la tarde del Viernes Santo para protestar por la falta de información respecto al paradero de los 43 normalistas, tal y como informa el periódico mexicano 'Milenio'.
Los manifestantes han leído un texto en el que realizaban un símil con la Semana Santa, afirmando que la presentación de los hechos por parte del ex titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, quien dijo que los normalistas fueron incinerados en un basurero de Cocula, representó "una dolorosa primera caída".
En esta representación, han indicado que los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que han cuestionado la hipótesis del Gobierno mexicano, les ayudan a cargar con la cruz y denuncian que no dejen trabajar a estos expertos independientes para llegar a la verdad de los hechos.
"El Gobierno federal se está lavando las manos al igual que lo hizo Poncio Pilatos, padecemos lo mismo que la virgen María cuando los soldados romanos se llevaron a su hijo, pues desde que los policías municipales desaparecieron a nuestros hijos, nos clavaron coronas de espinas", han sentenciado.