Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vida del pequeño Charlie pende del hilo del Tribunal Supremo

Hoy es un día importante para los padres de Charlie Gard, el bebé  londinense de once meses cuyo estado vegetativo ha provocado un debate ético.

El niño padece una grave enfermedad de la que no existe cura, y que le mantiene, en un hospital de Londres, conectado a una máquina que le alimenta y le permite respirar.

Hoy se conocerá la decisión que tiene el Tribunal Supremo de Londres sobre su vida, después de que el hospital pidiera su desconexión que estaba avalada por la justicia británica, y programada para el 7 de julio, al ver que no había más opciones. Desconexión que fue frenada por la opción experimental que propusieron científicos de varios países, entre ellos, dos investigadores del hospital barcelonés Vall d'Hebron.

Esta alternativa provocó una reevaluación del caso, y hoy será el Tribunal Supremo quién decida si a Charlie se le da una muerte digna o se le somete a ese tratamiento experimental.

Además, la lucha de los padres con más de 350.000 firmas conseguidas, la presión mediática, el apoyo del Papa, y del presidente Donald Trump han ayudado a mantener la esperanza... también para los padres del pequeño que lo han intentado todo por mantener con vida a su hijo.