Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué perdió Hillary Clinton?

Hillary Clinton, adios a la presidencia. Video: ATLAStelecinco.es
El fracaso de la carrera presidencial de la senadora demócrata, que partía como clara favorita cuando arrancaron las elecciones primarias en enero, es motivo de análisis entre académicos, medios de comunicación y votantes.
Para Sergio Domínguez, un ingeniero de 54 años partidario de Barack Obama, el error garrafal de Clinton fue "haber dejado de lado los estados más pequeños y con caucus (asambleas populares en las que el voto es público) en los que ganó Obama".
Su padre, Carlos Domínguez, un oncólogo retirado de 76 años que planeaba votar por Clinton en las elecciones generales del 4 de noviembre pese a ser republicano, discrepa: "Ella no pierde porque haya cometido errores, sino porque no tiene el carisma que tiene él".
Michele Dillon, profesora de la Universidad de Nuevo Hampshire, cree que la infructuosa carrera presidencial de Hillary obedece, entre otros, a factores como los que apuntan los familiares cubanos: "Probablemente su mayor error fue confiarse demasiado al principio".
"Nunca se recuperó tras lo ocurrido en febrero", apunta Dillon, quien dice que cuando Clinton ganó en Ohio y Pensilvania, en marzo y abril, "la energía ya estaba del lado de Obama".
A esos problemas se sumó otro obstáculo constante durante la campaña: el problema de imagen de la senadora, a la que buena parte del electorado describe como "poco honesta".
Varios de sus asesores como Patti Solis Doyle, directora inicial de su campaña, propusieron luchar contra esa percepción negativa mostrando el lado más humano y femenino de Clinton.
Pero Mark Penn, asesor y hombre de confianza de Clinton, que dimitió posteriormente por conflictos de interés, se inclinó por mostrar a una Clinton más dura, lista para ser la primera comandante en jefe del país.
Pero la similitud entre su programa y el de Obama hizo que la campaña se convirtiese en una cuestión de "estilo y personalidad", un terreno en que el senador afroamericano llevó la delantera Su esposo, Bill Clinton, tampoco resultó ser el "activo" electoral que muchos habían vaticinado.
El mensaje de cambio de Obama, que caló con millones de votantes, acabó de hacer el resto.