Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El perfil de un criminal de guerra

Se trata del presunto criminal de guerra más buscado del mundo. Foto: EFEtelecinco.es
De influencia chetnik, nacionalistas monárquicos serbios, Karadzic fue fundador en 1989 del Partido Democrático de Serbia en Bosnia Herzegovina. Durante la guerra que asoló los Balcanes en los noventa, fue presidente de los serbios de Bosnia.
Su intención era aglutinar territorios de mayoría serbia alrededor de la Federación de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) con el fin de erigir una república serbia y gobernarla. Para este fin empleó la limpieza étnica con el Ejército bajo su mando, la policía y los paramilitares. La mayor matanza cometida es la de Sebrenica, donde murieron 8.000 personas.
Crímenes de contra la humanidad de un poeta
En total, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia le imputaba los crímenes de agresión, crímenes de lesa humanidad, crímenes contra la vida y la salud, genocidio, graves violaciones de las convenciones de Ginebra de 1949, saqueo, violación de las leyes de guerra.
En la orden de búsqueda de la Interpol, figuraba entre las características de Karadzic que era un hombre de conducta extravagante. No es para menos si se tiene en cuenta que, antes de llegar a ser gobernante fue el psiquiatra del Estrella Roja de Belgrado y, en su juventud, poeta.  En agosto de 1993 obtuvo el más prestigioso premio literario de Montenegro, el "Risto Ratkovic", por su libro-recopilación de poemas "El invitado eslavo".
En junio de 1994 fue galardonado con el premio Mijail Solojov, que le otorgó la Unión de Escritores de Rusia "en el reconocimiento público de los méritos artísticos y la elevada moral de sus obras". En 2002, en Belgrado, se presentó un libro de poesías para niños; en junio de 2003 editaron el libro "Ordenes de guerra de Radovan Karadzic"; y el 5 de marzo de 2004 algunos de sus seguidores presentaron un nuevo libro, "Cartas de guerra", que recoge las cartas escritas por Karadzic a altos cargos internacionales durante la guerra de Bosnia, fechadas entre 1992 y 1996.
Últimos días
En los últimos días de la contienda terminó mal hasta con sus aliados. Se distanció de Milosevic en respuesta a los intentos de éste de apaciguar los ánimos y acercarse a Occidente, y de su mano derecha, el general Ratko Mladic, de nacionalismo serbio de corte 'partisano' -deudor del Mariscal comunista Tito- y no 'chetnik'.
La entrega de los criminales de guerra es la precondición que impone la UE a los antiguos contendientes en las guerras balcánicas de los años noventa para una futura adhesión, según el Acuerdo de Asociación y Estabilización entre la UE y Belgrado.
Varios intentos fallidos
Las fuerzas de la OTAN desplegadas en Bosnia intentaron en no pocas ocasiones arrestar al líder serbobosnio. Con las cuentas bancarias suyas y de sus allegados intervenidas, los efectivos de la OTAN intentaron su detención por todo el territorio bosnio, sobre todo en su localidad de residencia, Pale.
Karazdic se había convertido en el criminal más buscado por el Tribunal Penal Internacional.  Fue calificado por unos como "el carnicero de Sarajevo" y por otros como "criminal de guerra" por su apología de la limpieza étnica.   AGE