Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres años de cárcel para el periodista iraquí que arrojó sus zapatos contra Bush

El Tribunal Central Criminal de Irak sentencia a tres años de prisión al periodista iraquí Montazer al Zaidi por arrojar sus zapatos contra el ex presidente estadounidense George W. Bush. El tribunal considera la acción del periodista como una ofensa y no como un ataque a un jefe de Estado. De ser así, se arriesgaba a una pena máxima de 15 años de prisión.
Al grito de "este es el beso de despedida, perro", Al Zaidi, del canal de televisión vía satélite Al Bagdadia, lanzaba sus zapatos al ex presidente Bush durante una rueda de prensa en Bagdad junto al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki. Desde ese día, el pasado 14 de diciembre, su gesto se convirtió en un símbolo de la lucha contra la ocupación estadounidense de Irak, y para muchos pasará a la posteridad como un 'héroe nacional'.
Todo ello sucedió un mes antes de que Bush que abandonara la Casa Blanca al término de su mandato. Durante el juicio Al Zaidi explicaría que lo hizo para vengar la "opresión de Estados Unidos en Irak" y protestar por la ocupación militar extranjera en este país.
"Sentí que la sangre de los inocentes corría debajo de mis pies cuando vi la sonrisa de Bush , que vino para despedirse de Irak en la última cena, tras dejar más de un millón de mártires, además de la destrucción económica y social del país", agregó el periodista en la primera sesión de este juicio, que se llevó a cabo el 19 de febrero pasado.
El tribunal aceptó el criterio de la defensa de que la acción del periodista no podía considerarse como un ataque a un jefe de Estado, sino como un ofensa. Si no hubiera sido así, el periodista podría haber cumplido una pena de hasta 15 años de prisión.
El periodista, al que defienden en los tribunales prestigiosos abogados iraquíes, tiene derecho de apelar la sentencia, aunque este paso no ha sido anunciado aún por el equipo que le defiende. IM