Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El periodista palestino Mohamed al Qiq pone fin a 94 días de huelga de hambre tras un acuerdo con Israel

El periodista palestino Mohamed al Qiq pondrá fin este viernes a la huelga de hambre que ha mantenido desde hace 94 días tras alcanzar las autoridades palestinas un acuerdo con el Gobierno de Israel por el que será liberado el 21 de mayo, ha informado el diario 'Haaretz'.
El periodista palestino inició a finales de noviembre de 2015 una huelga de hambre en contra de su detención administrativa y reclamó su traslado a un hospital de Ramala, una petición que fue rechazada por las autoridades israelíes.
Finalmente, el periodista no será trasladado y continuará en el mismo centro hospitalario, tras haber rechazado pasar a un hospital de Jerusalén Este, pero saldrá liberado el 21 de mayo, en lugar del 21 de junio.
Al Qiq, un periodista de 33 años de edad de Ramala (Cisjordania), fue arrestado por las fuerzas de seguridad israelíes el 21 de noviembre por estar supuestamente implicado en actividades terroristas vinculadas con el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).
El acuerdo establece que Al Qiq, que permanece ingresado en un hospital de Afula, en el norte de Israel, no será transferido a un centro de Jerusalén, como pidió en un primer momento, y continuará en el mismo centro. Sin embargo, su detención terminará un mes antes de lo previsto, el 21 de mayo.
El abogado del periodista palestino ha dicho que el acuerdo se alcanzó en la noche del jueves al viernes y ha confirmado que el reportero "seguirá en el hospital" para recibir asistencia médica. "Su madre le visitará en las próximas horas", ha asegurado.
El jefe del Comité Superior de Supervisión de los Árabes, Mohamed Baraké, ha destacado que la huelga de hambre del periodista palestino "ha terminado en victoria". El Tribunal Supremo israelí suspendió en febrero la detención de Al Qiq por su delicado estado de salud.
LÚCIDO PERO DÉBIL
El periodista no ha consumido ningún alimento y se ha limitado a tomar agua. Según 'Haaretz', está consciente pero no se comunica. Fuentes del hospital han dicho que está lúcido pero que su cuerpo cada vez está más débil y que corre el riesgo de sufrir un colapso.
El acuerdo alcanzado finalmente es distinto del ofrecido a Al Qiq por el Tribunal Superior de Justicia. El juez Elyakim Rubinstein rechazó trasladarle a Ramala y le propuso ir a un hospital de Jerusalén Este, pero el reportero se negó porque no le dieron garantías de que no volverían a arrestarle.
El pacto es similar a uno alcanzado con otro detenido administrativo palestino, Mohamed Alan, con el que se comprometió a no arrestarle si no se encontraban nuevas pruebas en su contra.