Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueve personalidades de la cultura y la política optan al puesto de director general de la UNESCO

El director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura. EFE/Archivotelecinco.es
La UNESCO cuenta con nueve candidatos para suceder a su director general, el japonés Koichiro Matsuura, entre ellos el ministro de Cultura egipcio, Faruk Hosni, la presidenta del Parlamento Andino, la ecuatoriana Ivonne Baki, y la comisaria europea Benita Ferrero-Waldner, informaron hoy fuentes diplomáticas.
La política ecuatoriana presentó su candidatura "el 30 o el 31 de mayo", día en que se cerró la recepción de candidaturas por parte de los 193 Estados de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), precisaron a Efe fuentes de la delegación del Ecuador.
En la UNESCO adelantaron que, en principio, el nombre de todos los candidatos será divulgado la semana próxima.
Pese a que se daba prácticamente por seguro, entre las nueve personalidades candidatas no se encuentra, finalmente, el brasileño Marcio Barbosa, actual director general adjunto, quien no encontró el apoyo de su país, aseguraron a Efe fuentes diplomáticas.
Austria, Bulgaria, Rusia, Lituania, Argelia y Benin figuran en la lista definitiva de candidatos, junto con Egipto, candidatura favorita hasta que hace unos días se convirtió en sumamente polémica a causa de una declaraciones de tintes antisemitas pronunciadas en diferentes ocasiones por Faruk Hosni, que salieron ahora a la luz.
El ex ministro español de Cultura César Antonio Molina expresó el pasado noviembre, durante una visita a El Cairo, el apoyo de España al candidato egipcio, respaldado igualmente por los países árabes.
En cambio, su nombre genera cierto malestar en socios europeos, como Francia, cuya delegada permanente ante la UNESCO, Catherine Colonna, consideró "prematuro" tomar posiciones.
Asimismo, el ministerio de Exteriores francés precisó el lunes que el futuro director general de la UNESCO debía compartir sus principios elementales, entre los que destacan "la tolerancia y el respeto de la diversidad cultural".
Sin embargo, se ha sabido que, entre otras declaraciones, el ministro egipcio de Cultura desde hace más de dos décadas, que es también pintor, habló en su día de "quemar" los libros israelíes que pudiesen ser introducidos en la Biblioteca de Alejandría.
En un artículo conjunto publicado en "Le Monde", tres intelectuales de peso, el filósofo francés Bernard-Henri Levy, el cineasta Claude Lanzmann y el premio Nobel de la Paz Elie Wiesel, citaban este y otros pronunciamientos de Faruk Hosni para denunciar "la vergüenza de un naufragio anunciado" en la UNESCO, en caso de que prosperase su candidatura.
Las disculpas de Hosni, en el mismo diario, el pasado 27 de mayo, donde pedía que sus polémicas frases fuesen situadas en su contexto y donde se declaraba gran defensor de la paz, la tolerancia y la diversidad cultural, no han acallado el escándalo.
De otro lado, se sabe ya, igualmente, que el candidato de Benin es el actual subdirector general para África en la UNESCO, el también ensayista Noureni Tidjani-Serpos.
El candidato argelino, de 80 años de edad, según las fuentes, que no facilitaron su nombre, presentó su candidatura sin el apoyo de su país, pero gracias al de Camboya.
La comisaria de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, Benita Ferrero-Waldner, será la candidata defendida por Austria.
Las propuestas de los diferentes candidatos serán examinadas por los 58 Estados representados en el Consejo Ejecutivo de la UNESCO en su próxima sesión, entre los próximos 7 y 23 de septiembre.
La elección del sucesor de Matsuura es uno de los múltiples temas que figuran en el orden del día del próximo Consejo, máximo órgano ejecutivo de la Organización, subrayaron en la UNESCO.
Deberán elegir un nombre para proponerlo a los representantes de los 193 Estados miembros que se reunirán en Conferencia General del 6 al 23 de octubre próximos.
La Conferencia realizará una votación secreta sobre la propuesta del Consejo, que deberá ser aprobada por mayoría simple para que se oficialice así el nombre del futuro director general de la UNESCO.
En caso contrario, el Consejo Ejecutivo deberá volver a examinar la cuestión, aunque, en principio, recordaron las fuentes, los países miembros llegan a un acuerdo sobre el candidato ideal antes de que éste sea propuesto a la Conferencia, que más bien se limita a confirmar dicha decisión ya previa.
Su mandato será de cuatro años, prorrogable únicamente por otros cuatro.
Antes del próximo 1 de agosto, los nueve candidatos deberán presentar al Consejo Ejecutivo su programa y su visión de la UNESCO en una de las seis lenguas de trabajo de la Organización.