Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas 25.000 personas exigen al Gobierno húngaro más participación ciudadana

Unas 25.000 personas se han manifestado el domingo en el centro de Budapest contra el Gobierno de Hungría, en demanda de una mayor participación ciudadana en la toma de decisiones, coincidiendo con el 55º aniversario de la revuelta húngara contra la dominación soviética.
Organizaciones de diversa índole convocaron la manifestación a través de las redes sociales bajo el eslogan: "Expulsamos a los tanques y nos subyugamos a los bancos". El objetivo era llegar con la protesta hasta la sede de la Asociación de Banqueros Húngaros, ubicada en la capital.
Aunque han participado un conglomerado de fuerzas políticas y organizaciones sociales, entre otros actores, ha destacado la presencia del principal partido de la oposición, Jobbik, que cuenta con 46 de los 386 escaños que conforman el Parlamento.
Los manifestantes han reprochado su gestión al primer ministro de Hungría, Vikor Orban, al considerar que debería consultar a la ciudadanía antes de adoptar decisiones trascendentales en el contexto de la grave crisis económica y financiera que azota a Europa.
"Debemos unirnos para demostrar que seguimos luchando por nuestros derechos, por la democracia. Se dice que la ciudadanía debe hacer algo, pues esta es la forma de hacerlo", ha dicho Peter Juhasz, portavoz de los convocantes.
Por su parte, otras voces han apuntado la posibilidad de convertir este movimiento de protesta en una formación política capaz de enfrentar al ultraderechista Fidesz, partido gobernante, en las próximas elecciones, previstas para 2014.
"Estas manifestaciones permiten mostrar nuevas caras, es como un casting. De aquí podría salir una formación con algo que decir en las elecciones", ha apuntado el director de la Unión de Libertades Civiles de Hungría, Balazs Denes.
En la misma línea se ha expresado Reka Papp, de la Asociación de Estudiantes Universitarios. "Estuvimos quietos en los dos gobiernos anteriores. Nuestra pasividad ha permitido al Fidesz conseguir una mayoría de dos tercios. Entonces no presentamos una alternativa, es hora de empezar", ha dicho.
Desde las elecciones legislativas del año pasado, el Fidesz ha perdido más de un millón de votantes, en parte, debido a las medidas que ha tenido que adoptar para contener la deuda y el déficit del país. El Gobierno argumenta que se ha esforzado más que la administración socialista en escuchar a la población.