Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas halladas descuartizadas en una cárcel de Bogotá fueron asesinadas entre 1999 y 2001 con cianuro

Las personas cuyos restos fueron hallados descuartizados en el sistema de alcantarillado de una cárcel de Bogotá fueron asesinadas con cianuro, según testimonios recogidos en el marco de la investigación y que han sido presentados por la Fiscalía en las sala de Justicia y Paz de Bogotá.
Las autoridades colombianas descubrieron restos de un centenar de personas que habrían sido descuartizadas en la cárcel La Modelo de Bogotá, aparentemente víctimas de una cadena masiva de ataques ocurridos entre 1999 y 2001, tal y como informa la emisora Caracol Radio.
Según las investigaciones, los más de 200 paramilitares del 'bloque interno capital' recluidos en dicha cárcel durante los años 1999 y 2001 "usaron cianuro" para asesinar a otros internos con el fin de no dejar pruebas, "para aparentar que habían muerto de un paro cardiaco".
Los testimonios recogidos por el Ministerio Público añaden que los cadáveres que quedaban con algún signo de tortura se hacían "desaparecer" con la presunta ayuda de los guardias del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC).
"Los restos eran envueltos en una cobija, los paramilitares golpeaban fuertemente la puerta blindada, y funcionarios del Inpec salían y recogían el cuerpo, de ahí para allá lo que pasara con esos cuerpos se está por establecer", ha señalado el representante de la Fiscalía.
Las víctimas no sólo serían reclusos, sino también visitantes o incluso personas ajenas a la cárcel cuyos cadáveres terminaban en el sistema de alcantarillado tras el descuartizamiento.
La directora de Articulación de Fiscalías Nacionales Especializadas, Caterina Heyck, ya avanzó --al confirmar los hechos-- que estos "horrores" serían investigados en profundidad por la Fiscalía.
Las autoridades buscan aclarar ahora si este tipo de prácticas se repitieron en otras cárceles de Barranquilla, Bucaramanga y Popayán. Las prisiones de Colombia suelen registrar enfrentamientos y ajustes de cuentas entre grupos que pugnan por mantener el control de las instalaciones, desde donde dirigen todo tipo de actividades delictivas.