Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hasta 6,4 millones de litros diarios de petróleo pudieron derramarse en el Golfo de México

Los nuevos cálculos efectuados por uno de los tres equipos encargados de la estimación indican que el derrame previo a la colocación de una campana de contención sobre el pozo averiado equivalía a una cifra entre los 20.000 y los 40.000 barriles, según un comunicado del Centro de Información sobre el incidente.
Para llegar a esas cifras, el equipo ha utilizado los vídeos del escape según salía de las tuberías y ha analizado los datos de velocímetros de imágenes por partículas para calcular la velocidad de fluido y el volumen del escape.
"El cálculo más preciso para el flujo medio antes de la inserción de la campana se encuentra entre los 25.000 y 30.000 barriles diarios, pero podría ser tan bajo como 20.000 barriles o tan alto como 40.000 al día", señala el comunicado.
Un segundo equipo, que usa sensores remotos e imágenes vía satélite para calcular la cantidad de petróleo presente en el océano, considera que la media diaria de crudo vertido es de 12.600 a 21.500 barriles. Previamente, su estimación oscilaba entre los 12.000 y los 19.000 barriles diarios.
Los equipos estudian ahora los datos obtenidos desde que se serraron las tuberías para colocar la campana y evaluar cuál es el flujo desde entonces.
En su día, el Gobierno estadounidense admitió que el serrado podría aumentar el flujo en un 20%, porque las tuberías deformadas no bloquearían parcialmente la salida del crudo.
Las autoridades estadounidenses consideran que gracias a la campana de contención instalada la semana pasada se consiguen recoger en la actualidad 15.800 barriles diarios (2,5 millones de litros).
El vertido comenzó a raíz de la explosión y posterior hundimiento en el mar de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, gestionada por BP, el 20 de abril, en un incidente que causó la muerte de al menos once personas. EPF