Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía australiana ofrece un millón de dólares por un asesino de vampiros

La policía australiana ha pedido a los ciudadanos en un programa de televisión que les ayuden a encontrar a Mark Adrian Perry, buscado en relación con el asesinato en 2003 de un chapero llamado Shane Chartres-Abbot. En el momento de su muerte, Chartres-Abbot estaba siendo juzgado por violar a una cliente y arrancarle de un mordisco parte de su lengua.
Según el periódico digital telegraph.co.uk, supuestamente, Shane le dijo a una ex novia de Perry, también prostituta, que era un vampiro centenario y que bebía sangre para sobrevivir.
Ken Jones, portavoz de la policía, ha explicado que aunque se creía que Perry había abandonado el país después de saber que era buscado en relación con el asesinato, ahora se ha cambiado de línea de investigación y piensan que podría estar viviendo en algún lugar de Australia. Ha estado fugado durante dos años.
"Hay gente ahí fuera que sabe dónde está, saben cuándo huyó, saben con quién se relaciona y por eso estamos ofreciendo esta cantidad de dinero por este individuo, porque queremos detenerle", explica Jones.
Chartres-Abbott fue asesinado de un disparo a la luz del día delante de su padre y de su novia embaraza en Melbourne. "La clase de maldad que se ha puesto de manifiesto en este caso es poco común, pero me temo que no es absolutamente inusual", observa Jones.
La policía ha emitido una orden de arresto contra Perry y está llevando a cabo una auténtica 'caza del hombre' en toda la nación. El ex carnicero y ex portero ha cambiado de apariencia y ha viajado dentro y fuera del país utilizando documentos falsos, según se ha informado.
"Perry es escurridizo y ha conseguido esquivar a la policía", ha indicado una fuente policial. "Lo más probable es que esté viviendo bajo un nombre supuesto (...) Es muy hábil para mantenerse por debajo del radar. Está bien conectado y tiene la capacidad de viajar dentro y fuera de Australia ilegalmente".
La ex novia de Perry era, al igual que Chartres-Abbot, una trabajadora sexual. La mujer se encontró con Shane, que era su amante ocasional, para un encuentro sexual en un hotel de Melbourne en agosto de 2002, pero se convirtió en la víctima de asalto y violación. Después de la muerte de la mujer, Perry, supuestamente, contactó con el submundo criminal de Melbourne y pagó para matar a Chartres-Abbott.