Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía mexicana vendió al sospechoso de un robo a una turba para que lo linchara

Fotograma del documental 'La bestia' del director mexicano Pedro Ultreras que narra el largo viaje de los inmigrantes latinoamericanos y las penurias que viven para llegar a EEUU.telecinco.es
Un grupo de policías mexicanos vendió a un detenido a una turba enfurecida que lo linchó. Los agentes cobraron 500 pesos, unos 35 euros, por el emigrante guatemalteco, residente en un centro de acogida en Tultitlán. El hombre, que fue confundido por un ladrón, fue lapidado hasta la muerte.
La muerte de Julio Fernando Cardona, de 19 años, ocurrió el pasado 8 de agosto y provocó una protesta de la Embajada de Guatemala por la posible complicidad policial en un hecho delictivo, según publica el periódico . 'El Heraldo'
Cardona fue linchado, mientras le reclamaban que devolviera lo que supuestamente había robado, aunque varios testigos coinciden en que el joven que intenteaba llegar a Boston, Estados Unidos, no tuvo que ver con el asalto.
Uno de los compañeros del fallecido, que compartía asilo en el centro de acogida aseguró que Cardona no había cometido el delito.
"Los policías habían detenido al que no era; se equivocaron", contó el testigo que además reveló que los policías habían cobrado el dinero para entregarlo al grupo de gente que se erigió en justiciero.
El sacerdote Hugo Raudel, director de la 'Casa del Migrante de San Juan Diego', que alberga a 2.000 emigrantes, casi todos centroamericanos, señaló a periodistas que la policía detuvo a Cardona y lo subió a una patrulla.
"Los policías lo suben pero no lo entregan (a la fiscalía) sino que lo anduvieron y lo entregaron por 500 pesos" a un grupo de jóvenes, exaltados porque los habían robado.
"Primero llegaron los policías y ellos negociaron por los billetes para dejar que lo golpearan", contó otro testigo de nacionalidad hondureña que no quiso identificarse.
El martes, Amnistía Internacional reclamó al gobierno de México proteger el albergue de la furia de vecinos que el sábado "amenazaron con quemarlo si no se cerraba", según un comunicado.
Tultitlán es un paso habitual de migrantes pues por allí pasa el tren llamado 'La Bestia', en el que miles de emigrantes usan para llegar a la frontera sur estadounidense.
Según las cifras oficiales del Gobierno mexicano, 140 mil emigrantes, principalmente centroamericanos, cruzan México para llegar a Estados Unidos, aunque ONG los cifran en más de 400.000 y denuncian que muchos son asaltados, violados y secuestrados con la complicidad de autoridades.