Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un político republicano de EEUU dimite tras conocerse que se bañó en un jacuzzi con una menor

El líder de la mayoría republicana del Estado de Utah, Kevin Garn, ha anunciado su renuncia después de que se conociera que hace 25 años se bañó en un jacuzzi con una menor, a la que luego pagó para que lo mantuviera en secreto.
"Después de discutir este asunto con mi familia, he decidido que es lo mejor por su bien, el de mis colegas y el de la gente de Utah", indicó Garn en su carta de renuncia.
El escándalo se hizo público esta semana después de que la afectada, Cheryl Maher, enviara correos electrónicos a los congresistas y a la prensa contando lo sucedido.
Después de mantener el secreto durante 25 años, Garn reconoció su "inapropiada" conducta con Maher en 1985, que en ese momento tenía 15 años, con quien se bañó desnudo en una bañera con hidromasajes.
El político, de 55 años, insistió en que no hubo contacto sexual, aunque en una entrevista con el diario local "The Salt Lake Tribune" la mujer dijo que hubo tocamientos y contacto físico.
"Espero que Kevin sepa que yo nunca quise hacer daño a nadie pero la verdad tenía que salir", señaló Maher, que ahora vive en Nuevo Hampshire.
Según el diario, en el año 2002, cuando Garn se postuló como candidato al congreso estadounidense, Maher comenzó a contactar con diversos medios de comunicación para airear la historia pero llegó un acuerdo con el político para que le pagara 150.000 dólares a cambio de su silencio.
Sin embargo, la semana pasada Maher comenzó a enviar correos electrónicos a los legisladores y la prensa, y el jueves Garn tuvo que reconocer públicamente su "comportamiento erróneo" en una emotiva comparecencia acompañado de su esposa, a la que pidió perdón.
"Espero sufrir la humillación y la verg³enza pública, pero también quiero que sepas que no puedo permitir que un estúpido error continúe siendo una sombra en mi vida", dijo.
Garn lamentó no haber tomado esta decisión cuando se presentó en 2002 porque tenía miedo.
"No quería ser juzgado públicamente por una de las peores decisiones de mi vida", alegó.
"Algunas lecciones son difíciles de aprender", agregó.
El partido republicano se reunirá para decidir quién reemplazará a Garn hasta noviembre, cuando se celebrarán elecciones legislativas.