Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presidencia de la UE pide una "reducción drástica" de la llegada de refugiados en un plazo de dos meses

El primer ministro de Países Bajos y presidente de turno de la Unión Europea desde este enero, Mark Rutte, ha asegurado este miércoles que es urgente "reducir drásticamente" la llegada de refugiados a suelo comunitario en un plazo de dos meses, porque las cifras actuales "no son viables".
En un debate ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), Rutte ha repasado las que serán las prioridades de trabajo para la presidencia europea que ejercerá este semestre, entre las que ha destacado la crisis migratoria, la recuperación económica y el desarrollo del mercado interior.
"Las cifras actuales no son viables, el tiempo apremia y necesitamos una reducción drástica del número de llegadas de refugiados en las próximas seis/ocho semanas", ha indicado.
Además, ha llamado la atención sobre la falta de avances en la puesta en práctica de las principales medidas acordadas por los Veintiocho hasta ahora para atajar la crisis de refugiados y ha instado a sus socios en la UE a acelerar el proceso.
"Estamos todos en el mismo barco", ha recalcado, tras considerar "crucial" controlar las fronteras exteriores de la UE, ofrecer opciones "humanitarias" a los refugiados y contar con las instalaciones necesarias para asegurar el registro de todos los inmigrantes que llegan.
También el acuerdo alcanzado por la UE con Turquía, para que Ankara tome medidas para contener el paso de inmigrantes a cambio de una ayuda para los refugiados de 3.000 millones de euros debe "cumplirse rápidamente". El fondo de ayuda está aún bloqueado en el Consejo por la falta de acuerdo a 28 sobre el reparto de la carga del mismo.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que también ha participado en el debate, ha reiterado el mensaje que ha enfatizado en sus últimas comparecencias: "El coste de la ausencia de Schengen será muy elevado".
Juncker ha criticado así a los Estados miembros que se comportan "a la ligera" y reintroducen "uno tras otro" los controles sistemáticos en sus fronteras interiores, al tiempo que ha instado a los 28 y a la Eurocámara a tramitar "con urgencia" su propuesta para crear un cuerpo europeo de guarda de fronteras.
"Si las fronteras se cierran, si el mercado interior empieza a sufrir las consecuencias incontrolables, llegará el día en que nos preguntaremos si realmente necesitamos una moneda única, si no tenemos ya ni mercado interior ni libre circulación", ha resumido.
MERCADO INTERIOR
Otro de los retos de la presidencia holandesa de la UE será el mercado interior, ha dicho Rutte, para quién el mercado único no es sólo un motor de crecimiento, sino también "los cimientos que nos mantienen unidos y nos hace más fuerte".
Por ello, ha abogado por dirigir los esfuerzos a avanzar en el mercado único y "aprovechar al máximo" las oportunidades que ofrece, en especial en áreas en las que no se explota suficientemente, como el sector digital y el sector servicio.
Sobre las negociaciones en marcha con Reino Unido para revisar sus relaciones con el resto de la Unión Europea de cara al referéndum de permanencia en el club comunitario Rutte ha considerado que será negativo para ambas partes la salida del país. También ha pedido no reducir la discusión a "si hace falta más o menos Europa", sino a "cómo construir una Europa mejor".
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea centrarán su próxima cumbre del 18 y 19 de febrero en la cuestión británica, con el objetivo de cerrar un acuerdo en esa cita.