Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Calabria, satisfecho al haber recibido "amplias garantías" sobre la carga de armas químicas

El presidente de la región de Calabria, Giuseppe Scopelliti, ha afirmado este martes que ha recibido "amplias garantías" por parte del primer ministro italiano, Enrico Letta, sobre la operación para el desmantelamiento de las armas químicas sirias que tiene previsto realizarse en el puerto de Gioia Tauro el mes de febrero.
Scopelliti se ha mostrado satisfecho a su salida de Palazzo Chigi, donde ha mantenido una reunión con representantes del Ejecutivo para discutir los detalles de la escala del buque estadounidense 'Cape Ray' en el puerto calabrés, que trasladará las armas químicas para su posterior eliminación en alta mar.
Junto a Scopelliti han viajado a Roma los alcaldes de los municipios de Gioia Tauro, Renato Bellofiore, Rosarno, Elisabetta Tripodi, y de San Ferdinando, Domenico Madafferi, y las autoridades portuarias, que han sido recibidos por el ministro de Infraestructuras y Transportes, Maurizio Lupi y el ministro de Medio Ambiente, Andrea Orlando.
"Se había generado un panorama alarmante, y en su lugar nos han explicado que se han realizado operaciones similares en 2012 y 2013, tanto en Gioia Tauro como en otros puertos italianos", ha afirmado Scopelliti ante los periodistas, según ha informado el diario italiano 'La Repubblica'.
"Las operaciones durarán desde las 8 a las 16 horas, como mucho, y no tres o cuatro días como se decía", ha precisado el presidente de la región de Calabria, que ha añadido que la carga del buque se realizará "en un radio de seguridad que no implica al territorio", una información que según Scopelliti "da seguridad y no preocupación".
Además, Scopelliti ha querido responder a las críticas que pueda generar su cambio de postura. "Muchos probablemente dirán: se ha plegado a la voluntad de un gobierno nacional. No es así. Hemos sido muy rígidos, rigurosos, para pedir determinadas garantías y hemos tomado nota de este tipo de elección", ha asegurado.
RESIGNACIÓN DE LOS ALCALDES
Sin embargo, frente a la satisfacción mostrada por Scopelliti, ha contrastado las declaraciones de los alcaldes de Gioia Tauro y San Ferdinando, los municipios a los que llegarán las armas químicas procedentes de Siria. Tanto Bellofiore como Madafferi han asegurado que su postura sigue siendo contraria a la operación, pero que "se hará lo mismo".
"¿Cómo ha ido? Ha ido mal", ha asegurado el alcalde de San Ferdinando a su salida de la reunión. "La operación se hará a pesar de nuestra oposición. Dicen que son obligaciones internacionales y garantizan la seguridad pero nos han dado un ultimátum", ha lamentado Madafferi, que ha subrayado que no aceptará "ningún cambio" nuevo sobre la operación.
Por su parte, Bellofioro se ha mostrado contrario a la decisión pero ha asegurado que se "adapta" como institución. El alcalde de Gioia Tauro ha lamentado "la falta de información a la ciudadanía, que ha generado pánico y que ahora es difícil de recuperar". Además, ha criticado que "si Gioia Tauro es un puerto estratégico, debe serlo todo el año".