Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ex presidente Mubarak niega "todas las acusaciones"

El ex presidente egipcio, Hosni Mubarak, contra las cuerdas. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
El fiscal presente en el juicio contra el ex presidente egipcio Hosni Mubarak, que ha comenzado en El Cairo, le ha acusado de estar implicado en la muerte de manifestantes durante la represión de las protestas que lo derrocaron el pasado febrero y de permitir que su ministro del Interior ordenara que se disparasen balas reales contra ellos, mientras que el ex dirigente ha dicho que rechaza "todas las acusaciones". El juicio se reanudará el próximo 15 de agosto, según ha anunciado el magistrado encargado del caso, Ahmed Refaat, que ha explicado que el exmandatario permanecerá ingresado hasta entonces en un centro hospitalario en las afueras de El Cairo.
El juez Refaat ha ordenado que Mubarak y el resto de acusados acudan a la próxima vista judicial. "El tribunal ha decidido retomar el caso el 15 de agosto", ha indicado el magistrado, que ha añadido que Mubarak permanecerá detenido en un hospital de las afueras de El Cairo en el que podrá recibir el tratamiento médico que precisa.
El juez ha afirmado además que el tribunal volverá a reunirse este jueves para examinar el caso del exministro del Interior Habib al Adli.
En esta primera sesión del juicio celebrada en la Academia de Policía de El Cairo, el fiscal ha acusado a Mubarak, que ha comparecido tumbado en una camilla, de estar implicado en la muerte de manifestantes durante la represión de las protestas que lo derrocaron y de permitir que su ministro del Interior ordenara que se disparasen balas reales contra ellos. El exmandatario ha dicho que rechaza "todas las acusaciones".
Según el fiscal, Mubarak "tenía intención de matar a manifestantes en distintas provincias donde se estaban llevando a cabo protestas pacíficas por el deterioro de las condiciones" de vida en Egipto. Los asesinatos, ha precisado, fueron ordenados durante los 18 días que duraron las manifestaciones que forzaron su dimisión y entre 2000 y 2010.
El fiscal también ha acusado al ex presidente de varios delitos de corrupción y de gastarse dinero público.
"Rechazo por completo todas esas acusaciones" , ha declarado Mubarak desde la camilla donde está tumbado durante el juicio, dentro de la celda de los acusados. Sus dos hijos, Gamal y Alaa, que llevaban cada uno un ejemplar del Corán, también han rechazado las acusaciones en su contra.Durante la revuelta que derrocó al régimen anterior, la Policía disparó balas de goma y balas reales y usó gases lacrimógenos contra los manifestantes en El Cairo y otras ciudades. Cuando el presidente cedió el poder al Ejército, se marchó a Sharm el Sheij, donde su estado de salud ha ido empeorando en los últimos meses.
Juicio sin precedentes
También van a ser juzgados dos hijos de Mubarak -Gamal, un banquero convertido en político, y Alaa, que tenía intereses empresariales-, y otros seis ex altos cargos. Hussein Salem, confidente de Mubarak, será juzgado en rebeldía, pero tanto Gamal y Alaa como Al Adli están ya en el tribunal, según Al Yazira.
Este juicio es un hecho sin precedentes, ya que el ex presidente tunecino Zine al Abidine Ben Alí también ha sido objeto de un pleito, pero, en su caso, se ha celebrado 'in absentia'. Gran parte de los manifestantes han demandado de forma reiterada el procesamiento de Mubarak, que, si finalmente es condenado, puede enfrentarse a una pena de muerte.
Horas previas en El Cairo
En El Cairo, el tribunal se ha establecido en la Academia Policial. Fuera del complejo se ha erigido una pantalla que retransmitirá en directo el juicio. Agentes policiales, fuerzas militares armadas con gases lacrimógenos, una decena de vehículos policiales y camiones con unidades equipadas con armas han reforzado su presencia en la céntrica plaza de Tahrir.
En la sala, con una capacidad para albergar a un centenar de personas, también se personarán los dos hijos de Mubarak, Gamal y Alaa, el ex ministro del Interior Habibi al Adli --uno de los miembros del Ejecutivo más criticados-- y otros seis altos cargos del gabinete del ex presidente egipcio. Todos ellos también serán juzgados, junto con el empresario y confidente de Mubarak, Husein Salem, quien no estará presente en el pleito.
Una pequeña marcha pro Mubarak ha cantado eslóganes como 'Oh, Mubarak mantén tu cabeza en alto' y 'Echaremos abajo la prisión y la quemaremos si Hosni Mubarak es condenado'. En cambio, una multitud contraria al ex presidente egipcio ha gritado 'Levantar vuestras voces, la libertad no morirá'.
Amnistía Internacional ha exigido en un comunicado que el proceso judicial sea "justo, transparente y revele toda la verdad" para que constituya "un punto y aparte" con el pasado. La investigadora de la ONG Human Rights Watch (HRW) para Oriente Próximo y el norte de África, Heba Morayef, ha aseverado a Al Yazira que el pleito debe ser "impecable" y las pruebas contra Mubarak "irrebatibles" para que este juicio dé pie a un "nuevo Egipto".