Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Somalia pide unidad y recalca que las elecciones se celebrarán a tiempo

El presidente de Somalia, Hasán Sheij Mohamud, ha recalcado este lunes que las elecciones generales se celebrarán en la fecha prevista, lanzando un mensaje de unidad tras aprobar por decreto reformar la legislación electoral, pese a que el Parlamento no había dado 'luz verde' al proyecto.
Mohamud ha rechazado la posibilidad de que los comicios, previstos para este mismo año, vayan a aplazarse, manifestando que cualquier intento de utilizar el asunto para fines políticos debe ser evitado.
Asimismo, ha defendido que Somalia "no puede volver a caer en el caos", pidiendo a las administraciones regionales que "trabajen juntas para ayudar a sacar al país de la crisis política sobre las elecciones", según ha informado la emisora local Radio Shabelle.
Durante la jornada, el parlamentario Abdullahi Godah Barre ha acusado al mandatario de "traición" al aprobar la reforma electoral sin el visto bueno del Parlamento, agregando que su acción es "totalmente ilegal".
Los aliados occidentales de Somalia y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pidieron el viernes al Parlamento del país africano que acelere la aprobación de la nueva normativa para que los comicios parlamentarios puedan celebrarse el mes de agosto, como estaba previsto.
Las elecciones de agosto decidirán la composición de un nuevo Parlamento que, a su vez, se encargará de elegir al presidente del país.
El proceso que debe aprobar el Parlamento saliente responde a un modelo indirecto por el tremendo peligro que todavía presenta la celebración de unas elecciones populares.
La nueva normativa, sin embargo, pretende expandir a 13.750 el número de votantes capacitados para elegir a los nuevos diputados, frente a los 135 notables que tenían derecho a voto en 2012.
En privado, no obstante, diplomáticos occidentales temen que los comicios se retrasarán algunas semanas y que tanto los islamistas de Al Shabaab como los 'señores de la guerra' aprovecharán el "vacío" generado para fracturar el país como sucedió en la década de los noventa.