Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los presidentes de Armenia y Azerbaiyán se reunirán hoy en Viena

Los presidentes de Armenia y Azerbaiyán, Serzh Sargsian e Ilham Aliev respectivamente, se reunirán este lunes en Viena para analizar el problema de Nagorno-Karabaj, después de la escalada de violencia registrada a principios de abril en este territorio bajo soberanía azerí pero de población mayoritariamente armenia y respaldado por Ereván.
La noticia, adelantada por responsables de ambos países ha sido confirmada a primera hora de la tarde por la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, en su cuenta en Twitter, donde ha anunciado que se verá hoy con ambos.
Esta previsto que en el encuentro participen también los ministros de Exteriores de los países que copresiden el grupo de Minsk dentro de la OSCE (Rusia, Estados Unidos y Francia) para buscar una solución al contencioso sobre Nagorno-Karabaj.
Según el Ministerio de Exteriores armenio, el objetivo principal del encuentro es "reforzar el armisticio establecido por el acuerdo en 1994, coordinar las medidas para fomentar la confianza y crear las condiciones favorables con el fin de reanudar las negociaciones", informa la agencia rusa Sputnik.
Por su parte, Moscú ha confiado que el encuentro contribuya a solucionar el conflicto en Nagorno Karabaj y cree las condiciones para negociar. Sargsian y Aliev se reunieron por última vez en la ciudad suiza de Berna el pasado 19 de diciembre, sin que el encuentro diera resultados.
CASI TRES DÉCADAS DE ENEMISTAD
Armenia y Azerbaiyán viven enemistados desde el inicio del conflicto de Nagorno-Karabaj, en 1988, cuando este enclave, poblado en su mayoría por armenios y con apoyo del Gobierno de Armenia, decidió independizarse de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán.
El Gobierno azerí perdió el control sobre Karabaj y siete distritos adyacentes tras una escalada de hostilidades en el período de 1992 a 1994. Para impulsar una solución negociada del conflicto, en 1992 se instituyó el Grupo de Minsk, cuyos copresidentes son Estados Unidos, Rusia y Francia.
Azerbaiyán insiste en recuperar su integridad territorial, mientras que Armenia defiende los intereses de la autoproclamada República de Nagorno-Karabaj, que no es parte de las negociaciones.